Apenas van tres carreras, es cierto. Pero para una escudería con el poderío y las pretensiones de Mercedes, el comienzo que tuvo en este 2022 es preocupante. Dos terceros lugares a los que accedió por abandonos de los carros de adelante en las últimas vueltas son el saldo que han tenido las flechas plateadas hasta ahora. Y lo más preocupante es que no parece haber mejoras hasta mitad de temporada.

Pese a ser una de las escuderías que mejor parecía ajustarse al nuevo reglamento, su W13 no estuvo a la altura y eso quedó en evidencia durante las primeras tres presentaciones en las que, incluso, Lewis Hamilton llegó a quedarse afuera en la Q1 de Arabia.

Dentro del equipo, el que más disconforme parece estar es justamente Lewis Hamilton, que tras vivir un 2021 luchando palmo a palmo con Max Verstappen, en este 2022 los resultados no están llegando, al haber completado solo uno de los podios disputados hasta el momento (el otro fue de George Russell en Australia).

Además, Russell venció a Hamilton en las últimas dos carreras, por lo que el heptacampeón ni siquiera está liderando dentro de su propio equipo. En Bahréin, Lewis obtuvo el tercer lugar, mientras que George fue cuarto. Pero en Arabia Russell repitió puesto y Hamilton llegó décimo. Finalmente, en Australia el ex Williams se hizo con el tercer lugar y Lewis llegó justo detrás.

Securing the bag 💰

Esto mismo analizó Mika Hakkinen, bicampeón mundial con McLaren en 1998 y 1999. El finlandés conoce bien a Lewis Hamilton ya que fue asesor de la escudería luego de su retiro y vivió los primeros años del piloto británico en el equipo de Woking.

“Es un lugar difícil para Lewis, es obvio. Russell no llegó allí para ser el número dos o para perder. La última carrera en Australia fue muy dura para Lewis, realmente dura. El equipo, naturalmente, quiere que los pilotos terminen la carrera. Estoy seguro de que Lewis sigue molesto por la situación. Es difícil ser derrotado por George, y me temo que esta será una temporada realmente difícil para él", comentó.

“Me pregunto cómo se comporta Lewis en las reuniones del equipo. Apuesto a que está enojado, me lo imagino. Muchas quejas y lloriqueos. Esto inicia el proceso de pensamiento natural de los pilotos, ‘¿Debería ir a otro lugar?’. Es un hecho. Ha estado en Mercedes durante años y ha ganado muchos campeonatos. Ahora que las cosas no van bien, empezará a pensar en cambiar de equipo”