María Teresa de Filippis, Leila Lombardi, Susie Wolff, son nombres que a lo largo de la historia han dejado huella, de diferente forma, en la participación de las mujeres en la Fórmula 1. De Filippis y Lombardi han llegado a competir e incluso Lombardi es, hasta la fecha, la única en puntuar en un Gran Premio. Wolff, actual esposa de Toto, director de Mercedes, es la última en haber participado en pruebas oficiales cuando era tester de Williams.

Pero para un campeón del mundo de la categoría no falta mucho para que otra mujer pueda tener la posibilidad de ser parte de la grilla de partida en una fecha del calendario de la Fórmula 1. Nico Rosberg habló a la prensa sobre dicha posibilidad y confía en que pilotos femeninos puedan tener la oportunidad ya que talento hay de sobra.

"Hay proyectos como el de Alpine que creo que son brillantes, porque iniciativas como esta le dan una oportunidad a las mujeres. Por supuesto, sería mucho mejor si más equipos de carreras se comprometieran con la igualdad y darle oportunidades a todos", declaró el campeón del mundo en 2016.

El programa al que hace referencia el alemán es el Rac(H)er, iniciativa de la escudería francesa con la que pretende aumentar las posibilidades para que las mujeres también tengan oportunidad de llegar a la Fórmula 1 si su rendimiento es bueno. Claramente, hablando a largo plazo.

La idea de la sucesora de Renault es que para 2030, es decir dentro de ocho años, haya una mujer en la parrilla. Se espera que para 2027 la participación de mujeres en el plantel de Alpine sea de al menos el 30%, siendo actualmente de apenas el 12%.

"Cuando a las mujeres se les da una oportunidad real, las inspira increíblemente, pero rara vez las tienen. La Fórmula 1 no especifica en ningún lado que es una categoría masculina. En los deportes de motor, al igual que en los deportes ecuestres o la vela, la supuesta superioridad física de los hombres apenas tiene un papel importante. El resto es talento, experiencia, técnica y sobre todo fuerza mental. Por cierto, los pilotos pequeños y delicados incluso tienen ventaja sobre los pilotos grandes y pesados", remarcó Rosberg.