Tras los constantes rumores que ponían en duda la continuidad de Sebastian Vettel en la Fórmula 1, una de las novelas de las negociaciones de cara a la temporada 2022 llegó a su fin. De esta forma, la escudería Aston Martin definió su futuro para el próximo campeonato.

Entrando a la última parte de la temporada, la mayoría de los equipos ya habían confirmado a los pilotos que ocuparan los asientos de los monoplazas del año que viene. Hubo equipos que modificaron su plantel, mientras que hubo otros que movieron piezas. En cambio, Aston Martin era de los pocos que no había definido nada.

El contrato de Sebastian Vettel finaliza al término de este año y, si bien tiene una cláusula de extensión, todavía no se había confirmado. Pero el cuatro veces campeón del mundo ratificó que continuará en Aston Martin junto a Lance Stroll.

Así, el alemán que está teniendo una temporada irregular, se quedará en la escudería inglesa un año más en busca de mejores resultados. Hasta ahora, alternó buenas y malas actuaciones, pero las veces que sumó, lo hizo en cantidad.

Su compañero de equipo, el canadiense Lance Stroll, tuvo un andar más regular, pero con menos puntos que Vettel. De todas formas, su padre es el multimillonario Lawrence Stroll, dueño del equipo,por lo que su asiento en el coche verde estaba garantizado para el ex piloto de Williams.

De esta forma, solo queda confirmar el futuro de los pilotos de Haas, tras las constantes peleas que sufren Nikita Mazepin y Mick Schumacher. El ruso, que también tiene el beneficio de que se padre es el principal patrocinador de la escudería, se quedaría en el equipo, mientras que el hijo del mítico campeón, de mejores resultados, sería el que arribe a una escudería más competitiva.