El podio del circuito Paul Ricard en Le Castelet dejó sensaciones de todo tipo. Max Verstappen, ganador del Gran Premio de Francia, no ocultó su felicidad por haber sacado una gran diferencia a sus perseguidores en el Campeonato de Pilotos. Pero no fue el único que festejó. Sus dos compañeros en el podio, los dos de Mercedes, festejaron incluso más que el.

Y no es para menos, el segundo lugar de Lewis Hamilton y el tercero de George Russell fue celebrado por el equipo alemán como una clara muestra de mejoras tras un comienzo espantoso para las aspiraciones del equipo que reinó las últimas ocho temporadas en la máxima categoría.

El cambio de reglamento provocó que Mercedes tuviera contratiempos y tardara mucho más que el resto para entender las bondades del nuevo carro. Por eso, solo la constancia de Russell ubicándose en todas las carreras dentro de los primeros cinco lugares (solo falló en Silverstone tras abandonar en el choque de la largada), mantuvo a flote al equipo.

Pero de a poco, los resultados fueron llegando. Es verdad que todavía se mantienen a casi un segundo de los Red Bull y los Ferrari, pero la fiabilidad de ambos monoplazas hacen que siempre aprovechen los errores que puedan cometer los otros equipos y tomar sus lugares, como en Francia. A esto hizo referencia Christian Horner, jefe de equipo de Red Bull.

"Ya estaban hablando muy bien de sus posibilidades antes de llegar al fin de semana y creo que al final estaban en lo cierto. Al final de la carrera, Max había sacado una ventaja razonable y estaba relativamente cómodo. Pero sí, se nota que poco a poco están recortando la distancia. Se puede ver que se están acercando", agregó.

Tras firmar su peor arranque desde 2014 con apenas dos terceros lugares en las primeras cuatro carreras, Mercedes pudo ir resolviendo lentamente sus problemas con el efecto rebote y mejorar su rendimiento. Hamilton firmó su cuarto top 3 consecutivo y su mejor resultado del año y el equipo celebró un doble podio por primera vez en este 2022.

De todas formas, reina la cautela en las flechas plateadas, ya que saben que aún queda mucho por corregir. Los monoplazas son demasiado lento en las rectas y todavía dependen de retrasos ajenos para estar en la pelea con los de arriba.

"Si perdés cuatro, tres décimas, en la recta, no hay nada que puedas hacer al respecto. Tenemos que mejorar eso para el futuro. No creo que George y yo esperáramos ser segundo y tercero. Es un resultado increíble. La fiabilidad es una cosa en la trabajamos mucho, así que una enorme felicitación al equipo", comentó Hamilton, sexto en el campeonato, a 106 puntos de Verstappen.