Tomarse selfies con gorilas y jirafas, escalar un volcán y bailar con nativos de aldeas remotas: Son solo algunas de las cosas que Lewis Hamilton se ha permitido disfrutar en un viaje de reencuentro con sus raíces por varios países de África.

El multicampeón británico aprovecha el receso de la temporada de Fórmula 1 para darse este regalo a sí mismo, que ha documentado y compartido con sus casi 30 millones de seguidores en redes sociales.

Se trata no solo de un mero viaje de placer, sino -como puede desprenderse de sus mensajes- de una exploración, de una aproximación a sus raíces ancestrales en el viejo continente.

Hamilton, de 37 años, ha visitado países como Namibia, Kenia y Ruanda. En este último, ubicado en el corazón de África, se tomó fotos y grabó videos con gorilas,bailó con niños de las aldeas y visitó un volcán.

 

 

Hamilton dijo que su experiencia en Ruanda, donde fue recibido "con sonrisas y música de su hermosa gente", lo dejó sin palabras.

Fue allí donde se encontró con gorilas en su hábitat natural, en medio de la espesa vegetación de un volcán.

"Qué espectáculo fue verlos, relajados y protegidos por la comunidad que los rodea. Aquí es donde deberían estar, en sus propios hogares, libres para vivir sus vidas en paz", escribió en la red social.

"Fue una experiencia profunda y verdaderamente conmovedora. Estoy enamorado de este país. Gracias por recibirnos, no puedo esperar a volver", añadió.

Durante ese espectacular tour,  el heptacampeón de F1 también decidió cambiar por completo su imagen.

Y para ello tomó la determinación de dejar atrás las trenzas que han caracterizado su look desde hace años.

 

En esas fotografías, tomadas en el Santuario Animal Reteti, de Kenia, el piloto de la escudería Mercedes dejó verse con su pelo suelto por primera vez en mucho tiempo.

No es un detalle menor para esta estrella de las pistas, quien también ha demostrado ser un apasionado de la moda y las últimas tendencias en el mundo fashion.

La vivencia en esa reserva natural también impactó a Hamilton, que felicitó al personal  por dedicar su tiempo al rescate y la conservación de la fauna africana.

"El trabajo que hacen por estos animales debería ser una inspiración para todos nosotros", escribió.

En sus emotivas palabras,  inspirado por el reencuentro con sus ancestros, el piloto con más victorias en la historia de la F1 (103) destacó: "Cada día en la patria es más hermoso que el anterior. Mucho amor, Kenia".