Desde el día de ayer, cuando explotó la tensión acumulada entre Rusia y Ucrania con la invasión del país liderado por Vladimir Putin a sus vecinos, el mundo está en vilo y hay muchos protagonistas en cada aspecto del mundo que, hasta este momento llevaban una vida "normal".

Uno de los más afectados fue el equipo Haas de la Fórmula 1, que si bien corre bajo bandera estadounidense, tiene como sponsor principal a Uralkali, una de las empresas rusas más importantes del territorio más grande del mundo.

Tal es la influencia de la empresa, que hizo que el monoplaza fuera decorado con los colores de la bandera rusa, con los que corrió durante toda la temporada 2021. Además, Dimitri Mazepin, uno de los directivos de la empresa, puso a hijo, Nikita, como piloto del equipo tras su paso por la Fórmula 2.

Justamente Nikita tiene su futuro en duda, luego del bloqueo que están ejecutando los principales organismos a Rusia. El primero en actuar fue el mismo equipo Haas que retiró todas las referencias a Uralkali de su carro y redes sociales y busca rescindir el contrato con la marca, a pesar de que eso hipoteque las propabilidades del equipo de continuar.

Luego, la FIA determinó el día de hoy que el Gran Premio de Rusia no se llevará a cabo dadas las condiciones actuales, ya que cree inoportuno e incorrecto que la carrera pactada en Sochi se desarrolle durante el conflicto que hay entre rusos y ucranianos.

Ante esto, Mazepin rompió el silencio y con un mensaje en sus redes, expresó: "Para los fans y seguidores: es un momento difícil y no tengo control sobre mucho de lo que se dice y se hace. Estoy eligiendo concentrarme en lo que PUEDO controlar trabajando duro y haciendo lo mejor para Haas. Mi más profundo agradecimiento por su comprensión y apoyo."

El mensaje no fue bien recibido por los fanáticos, ya que en ningún momento el piloto pide por la paz entre ambas naciones o condena el conflicto. Muchos dudan de la postura de Mazepin, debido a los fuertes lazos de su padre con el presidente ruso Vladimir Putin.