Pocas veces se ha visto una lucha tan encarnizada entre dos pilotos en un Campeonato de Fórmula 1. El espectáculo que están montando Max Verstappen y Lewis Hamilton por el liderato en el torneo tiene un capítulo más en cada carrera que se disputa en el calendario. Y en Monza no fue la excepción.

Tras lo vivido en el Gran Premio de Gran Bretaña en Silverstone, cuando el Mercedes de Hamilton tocó al Red Bull de Verstappen enviando a este último fuera de pista e impactando contra la contención a 300 km/h, la guerra se declaró.

Más aún porque Verstappen terminó en el hospital mientras Hamilton ganaba la carrera y festejaba junto a su público, a pesar de la sanción de diez segundos que recibió por el incidente, para muchos, insuficiente debido a las consecuencias para ambos.

Ahora, durante el GP de Italia, en el mítico circuito de Monza, volvió a suceder. Se tocaron en la Curva 1 y, si bien no iban a gran velocidad, el Red Bull pisó el piano elevándose por encima del Mercedes y terminando encima de éste. El Halo, prácticamente, le salvó la vida al británico.

Al principio, los comisarios decretaron el choque como "incidente de carrera", debido a que ambos terminaron fuera de pista y abandonaron. Pero tras el triunfo de Daniel Ricciardo, se juntaron con los pilotos para reunir las evidencias y escuchar los descargos.

Finalmente, los comisarios han sancionado al neerlandés con tres puestos perdidos en la parrilla del GP de Rusia por causar la colisión: "Intentó el 33 igualarse con el 44, pero la maniobra se intentó demasiado tarde para que el conductor del coche 33 tenga 'derecho a la plaza en competición'. Mientras, el coche 44 se alejó de la acera para evitar el incidente. Los Comisarios determinaron que su posición era razonable y, por lo tanto, que el conductor 33 era predominantemente el culpable del incidente", fue la explicación oficial.

Ya hay opiniones diversas acerca de la resolución de la FIA y, sobre todo, si es equitativa respecto a la sanción que sufrió Hamilton en Silverstone. Por lo pronto, cuando se vean las caras de nuevo en Sochi, un nuevo capítulo habrá comenzado.