Carlos Sainz corona un triplete sólido que ha reforzado su primera temporada en Maranello, pero también su posición dentro de Ferrari. Estuvo delante de Leclerc en la clasificación de Francia antes del desastre con el ‘graining’, y estuvo delante en las dos carreras disputadas sobre suelo austriaco.

El madrileño considera "anecdótico" que se sitúe ahora séptimo a sólo dos puntos del monegasco en la clasificación del Mundial, porque "lo importante es el equipo".

“Fue una buena carrera. La salida fue muy difícil, no esperaba sufrir tanto con la goma dura, pero luego pude completar un buen primer ‘stint’ que pude alargar, para poner la media al final y atacar. Fue divertido, cuando tienes la ventaja y persigues es muy divertido. Pude hacer dos buenos adelantamientos (a Tsunoda y Ricciardo) y debo dar las gracias a Charles, que me permitió pasar e intentar adelantar a Ricciardo”, resumió Sainz en Spielberg.

Sainz: "Mi confianza con el Ferrari no era tan alta como en Estiria"

Se marchó satisfecho, sonriente: "La carrera fue sólida. Mi confianza con el coche no estuvo tan alta como la semana pasada, porque tuvimos algún problema de equilibrio con los reglajes. Pero sí, han sido dos buenas carreras en Austria y un buen triplete para mí que me da confianza para las últimas carreras del verano antes del parón".

Los ingenieros intervinieron mediante órdenes de equipo en el último tramo de la carrera para que Leclerc cediera el puesto a Sainz, con mejores ruedas y en disposición de adelantar a Ricciardo y Pérez.

Fue una decisión lógica, que no siempre cómoda, y Mattia Binotto la justificó: "Hay un buen espíritu de equipo. Cuando le pedimos a Charles que cambiara la posición con Carlos lo hizo inmediatamente, sin discusión, y eso es algo que demuestra que ambos pilotos entienden que para el equipo es importante sumar el máximo posible de puntos".

Buen ambiente en el garaje de Ferrari

La maniobra sorprendió, porque la posición de Leclerc en el equipo es firme y además el muro procura que sus pilotos se encuentren poco en la pista. Pero Sainz, aun siendo recién llegado, ha cumplido rápido con el expediente de la adaptación. "En algunas carreras Charles estará claramente por delante y en otras tendré que dejarle pasar, como hice en Portimao", zanja el español. Buen ambiente entre compañeros, importante para que estas decisiones no sean difíciles de tomar, en ambas direcciones. Y buen nivel de Sainz, que ha alcanzado rápido uno de los listones más exigentes de la parrilla, el de Leclerc.