No hay dudas de que la presente temporada de la Fórmula 1 es una de las más polémicas y calientes de los últimos años con la constante rivalidad, carrera a carrera, entre Max Verstappen y Lewis Hamilton por el liderato del Campeonato de Pilotos.

El conductor de Red Bull junto al de Mercedes, han tenido todo tipo de cruces tanto dentro como fuera de pista y los comisarios han tenido que participar más de la cuenta debido a, sobre todo, dos choques que han protagonizado.

El primero, en el que en Silverstone el piloto británico envió al neerlandés contra el muro, haciendo que este último terminara en el hospital, mientras el de Mercedes ganaba la carrera. La polémica estuvo, ya que Hamilton solo tuvo que cumplir diez segundos de penalización, que los hizo durante una parada en boxes.

En Monza, sucedió al revés,Verstappen intentó superar a Hamilton y terminó con su monoplaza encima del Mercedes tras pisar el piano en la curva número uno. De no ser por el halo, la vida de Hamilton hubiera corrido peligro. El piloto de Red Bull fue sancionado con tres puestos en la parilla para el Gran Premio de Rusia.

Ante la dispar sanción, Michael Masi, el directo de carrera, defendió la decisión: "Al no haber podido continuar en carrera, la sanción justa para Verstappen era de puestos en parilla para el siguiente GP, y en caso de haber podido seguir en carrera, la sanción hubiera sido de tiempo, como ocurrió con Hamilton en Silverstone".

Ante las críticas acerca de los fans de favorecer al piloto de Mercedes con esta decisión, Masi prefirió esquivar la polémica y declaró: "Tenemos un campeonato muy reñido y emocionante entre dos pilotos fantásticos. Y esa es la parte en la que todos deberíamos centrarnos"