No es el comienzo de temporada que Red Bull hubiera deseado o imaginado para este 2022. Los dos abandonos en tres carreras para el monoplaza de Max Verstappen son un dolor de cabeza que tiene a los ingenieros tratando de resolver el problema de fiabilidad del carro. Pero hay un consuelo para los austríacos.

Si bien también sufrió un retiro en el debut de la temporada en Sakhir, Checho Pérez demostró ser más consistente que su compañero y con cuarto puesto en Arabia (había logrado la primera pole position de su carrera y una mala estrategia lo relegó) y un segundo lugar en Australia se ganó el reconocimiento de su equipo.

El jefe de Red Bull, Christian Horner, dialogó con la prensa e hizo referencia a la mejora de Checo en su segunda temporada con el equipo: “Siempre será más fácil para Sergio Pérez entrar en su segunda temporada. La brecha entre él y Max ha desaparecido. En su primer año, el piloto mexicano precisó algún tiempo hasta adaptarse a las nuevas exigencias. Sin embargo, ya se lo ve mucho más afianzado", aseguró el británico.

“Tuvo mala suerte en Bahréin. Hizo un trabajo impresionante en la Qualy de Jeddah, con mala suerte en carrera. En Australia hizo una carrera excepcional. Tuvo mala suerte una vez más con el coche de seguridad pero hizo un rebase impresionante sobre Lewis en la chicane de alta velocidad. Luego tuvo que volver a pasar a Fernando Alonso y George Russell para volver a esa posición de podio. Así que fue una gran recuperación de él. Estamos encantados con su desempeño hasta ahora", expresó el jefe de equipo.

La próxima carrera se disputará el próximo fin de semana en el Circuito Enzo e Dino Ferrari, correspondiente al Gran Premio de Emilia-Romaña, la primera del año en territorio europeo. El líder del campeonato de pilotos es el monegasco Charles Leclerc, de Ferrari, que ha ganado dos de las tres carreras disputadas (en la restante salió segundo).