"¿Vuelve la F1 a nuestro país?" Es la pregunta que muchos fanáticos se hacen desde hace más de 20 años. Desde la última edición en 1998, hubo distintas gestiones de parte de inversores privados e interesesgubernamentales para el retorno de la máxima categoría, pero la realidad es que nunca llegaron a buen puerto.

Se trata del Gran Premio de Argentina, que fue parte del calendario oficial de la Fórmula 1 en 21 ediciones, durante tres períodos distintos. La última fue en la década del noventa, cuando fue parte del inicio de la temporada entre 1995 y 1998.

La última vez que hubo una gestión para el retorno fue en 2017 cuando el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires proyectó la puesta en valor del Autódromo Oscar y Juan Gálvez, que albergó todas las ediciones que se disputaron en el país sudamericano, siendo la primera en 1953.

La empresa Typsa (encargada del diseño del callejero de Valencia) realizó un diseño de un trazado combinado entre los circuitos 8 y 12 del escenario porteño. Y hasta Charlie Whithing, director de pruebas y responsable de circuitos de la F1 en ese momento, viajó a Argentina para hacer una inspección del Autódromo a mediados de agosto del 2017. Sin embargo, los tiempos de la política no jugaron a favor y las gestiones se estancaron.

Pero en los últimos días, el ministro Matías Lammens se lo estableció como meta para su cartera. Junto a asesores se iniciaron las gestiones y ya hubo conversaciones con Stefano Domenicali, el CEO de la F1. El interés del Gobierno era ingresar al calendario 2023 de la F1. Aunque las puertas se abrirían para la Argentina recién a partir desde el 2024, debido a la reciente entrada de nuevas plazas que ayudaron a reactivar al circo en tiempos de pandemia.

Si bien la totalidad de los Grandes Premios que se llevaron a cabo en el país fueron en Buenos Aires, no se descarta considerar otros circuitos, como el de Termas de Río Hondo, ubicado en Santiago del Estero, y que alberga una fecha del Campeonato de Moto GP.