El campeón del mundo 2007, Kimi Raikkonen, se retiró al final de la temporada pasada, más de 20 años después de su debut, acumulando un récord de 349 Grandes Premios y haber conducido para escuderías como Sauber, McLaren, Ferrari, Lotus y Alfa Romeo.

En septiembre anunció que dejaría la F1 al acabar 2021 tras haber tomado la decisión en el invierno antes de su última temporada, y admitió que es posible que no vuelva a competir de manera profesional, luego de haber pasado también por competencias de rally durante la temporada 2010-2011, su única ausencia en la F1.

Kimi Raikkonen ha sido una de las figuras más populares de la F1 durante gran parte de su carrera debido a su actitud sincera y honesta, y a rara vez se ha involucrado en grandes polémicas o en temas políticos, además de sus característico aspecto frío e inexpresivo que se volvió un distintivo.

Pero luego de su retiro y su nueva vida en familia, admitió a la prensa sentirse más "feliz y liberado" tras dejar atrás todo lo malo que hay en el ambiente de la categoría donde abunda la falsedad y "mucha mierda" en el día a día.

"Muchas cosas son muy falsas aquí. Es bueno estar fuera. Mentalmente, será muy bueno estar fuera de toda esa mierda por un tiempo. Hay muchas cosas que no tienen sentido, al menos en mi cabeza, de lo que sucede aquí. Suceden todo tipo de tonterías. Todos lo sabemos, pero nadie lo dice. Cosas que ni siquiera creo que deberían ocurrir"

Y admite que cree saber cuál es el motivo por el cual la Fórmula 1 se ha vuelto un lugar tan tóxico, más con alguien de la vieja escuela, como lo es el finlandés que debutó en la categoría en 2001: "El dinero, el dinero ha cambiado las cosas, como en cualquier deporte. Cuanto más dinero pones, más política hay. En general, en cualquier país, hay cosas que la gente nunca sabe hasta que estás dentro de todo".