El final de temporada de 2021 de la Fórmula 1 será uno de los más recordados de la historia. Tras una incansable batalla entre ambos, Lewis Hamilton y Max Verstappen llegaban a la última carrera con igualdad en puntos para definir al próximo campeón mundial. El británico, ganador de seis de las anteriores siete temporadas, buscaba quedar en soledad como el máximo ganador de la historia con ocho conquistas. El neerlandés, en cambio, apareció como el único capaz de romper el dominio del de Mercedes.

Todo parecía inclinarse para Hamilton, que a pocas vueltas para el final lideraba cómodamente la carrera con Verstappen segundo pero a varios segundos de distancia. Pero todo cambió en un abrir y cerrar de ojos y el heptacampeón lo recuerda por primera vez en una entrevista con la revista Vanity Fair.

"Cuando vi que salió el auto de seguridad tras el choque de Nicholas Latifi pensé que no había forma de que me engañen. Me dije 'No sucederá, seguramente, no'". Faltaban apenas cuatro giros cuando el Williams del canadiense se estrelló contra un muro y el Safety Car salió a pista. Verstappen entró a boxes a poner neumáticos blandos mientras que Mercedes mantuvo a Hamilton con gomas duras y usadas.

La polémica se instaló cuando tras varias y vueltas y reclamos varios, la dirección de carrera permitió el desdoble de solamente los rezagados que quedaron entre el Red Bull y el Mercedes. De esta forma, Verstappen quedó justo detrás de Hamilton con apenas una vuelta por disputar y con una gran diferencia de neumáticos a favor. Y lo inevitable sucedió.

Y la decepción para el británico, simplemente, le inundó. "No sé si realmente puedo poner en palabras la sensación que tuve. Fue uno de los momentos más duros, diría yo, que he tenido en mucho, mucho tiempo", confiesa  cómo se sintió cuando se dio cuenta de que tenía que bajar del coche y asumir su derrota en el podio de Abu Dhabi.

Lewis tiene 37 años y, si bien está demostrando esta temporada que todavía tiene más para dar, ya no tiene el carro más rápido de la parrilla, por lo que el sueño del octavo título que lo haga superar el récord que comparte con Michael Schumacher, puede estar alejándose.

"Todavía estoy en la misión, todavía me encanta conducir, todavía me desafía. Así que realmente no siento que tenga que dejarlo pronto", comentó haciendo referencia al contrato que finaliza con Mercedes en 2023 y que, según rumores, podría significar su retiro. Pero evidentemente habrá Hamilton para rato.