Con el comienzo de la temporada 2022 a pocos días, no paran de llegar novedades en los equipos que girarán por primera vez en Bahréin el 20 de marzo en el marco del primer Gran Premio del año. Y esta vez es Haas, el equipo estadounidense que tuvo que tomar una drástica decisión en el marco político que se desarrolla en Europa.

La escudería emitió un comunicado en el que anuncia que rompe contrato con efecto inmediato, tanto con el piloto ruso Nikita Mazepin, como con su principal patrocinador, la empresa rusa Uralkali, que hasta hace unos días decoraba el monoplaza y le daba nombre al equipo como "Uralkali Haas F1 Team".

La decisión de rescindir el convenio con el sponsor no fue sorpresiva, ya que durante los test en Montmeló de la semana pasada, Haas quitó todo lo referente a la marca, tanto en la pintura del carro, como en los motorhome, gráficas y redes sociales del equipo.

Si bien se trataba del principal ingreso económico del equipo, el bloqueo a las empresas vinculadas a Vladimir Putin tras la invasión de Rusia a Ucrania hace ocho días, pesó más, dado que el dueño de Uralkali, Dimitri Mazepin, tiene estrecho contacto con el presidente ruso.

Justamente el hijo de Dimitri, Nikita, es piloto de Haas al sumarse en la temporada 2021 junto a Mick Schumacher, debutanto ambos en la categoría. Nikita llegó como piloto de pago, tras el dinero aportado por su padre al equipo y, tras la intención de Haas de romper vínculo con Uralkali, su estadía en la escudería se puso en duda.

De todas formas, se había rumoreado que Mazepin hijo podría correr si lo hacía bajo bandera neutral y no bajo la rusa, debido a las sanciones. Pero en las últimas horas se confirmó que el Reino Unido no permitirá correr a pilotos rusos y bielorrusos en cualquier competencia de la FIA, lo que ya hacía que Nikita no pudiera estar en Silverstone. Ante esa situación, sumado al hecho de que tampoco iba a contar con el respaldo económico de su padre, Haas decidió romper su contrato también.

Ahora, todo apunta a que el reemplazante de Mazepin será un joven que tiene un apellido ilustre para la F1. Pietro Fittipaldi, de 25 años y nacido en EEUU pero con raíces brasileñas, actúa como piloto de reserva de Haas desde 2018 y es nieto del emblemático Emerson Fittipaldi.

La decisión del equipo de ascender a Fittipaldi radica en que, ante la urgencia de los tiempos, es mejor contar con un piloto que conoce el equipo y las nuevas prestaciones del monoplaza y no tener que empezar de cero con un piloto, por más experimentado que sea. Fittipaldi ya debutó en la Fórmula 1, al reemplazar en dos GP en 2020 a Romain Gorsjean tras un accidente del francés.