George Russell es uno de los mayores talentos que surgieron en los últimos años en la Fórmula 1. Captado por Mercedes en 2017 con apenas dieciocho años, fue campeón de la Fórmula 3 y al año siguiente de la Fórmula 2 y se convirtió en uno de los jóvenes más codiciados por los equipos. Hoy, pilotando para la escudería alemana, admite que se arrepiente de haber pasado tanto tiempo en Williams.

Russell fue fichado por la escudería de la familia Williams en 2019, la temporada siguiente a su consagración en F2. La idea era darle rodaje y no presionar al que estaba llamado a ser el "sucesor" de Lewis Hamilton en el equipo de las flechas plateadas. Además, con el dominio de Mercedes y la solidez de la dupla formada por el séptuple campeón y Valtteri Bottas, no había sitio para él.

Williams venía de salir tercero en 2015 y 2016, justamente con Bottas en sus filas. En 2017 retrocedieron al quinto puesto y en 2018 firmaron uno de sus peores años saliendo últimos. Pero toda la categoría pensaba que uno de los equipos más emblemáticos de a parrilla se recuperaría

"Creo que cuando firmamos con Williams en 2018, pensamos que era un equipo que en ese momento se podía recuperar y volvería a estar entre los competitivos, del tercer al quinto puesto. Entonces, todos estuvimos de acuerdo en que firmar un contrato de tres años era un buen período, luchando por puntos, tal vez por podios", relató Russell en una entrevista.

Pero la realidad fue totalmente otra. Durante ese primer año consiguió un decimoprimer puesto en Hockenheim como mejor resultado y su Williams deambuló por debajo del puesto catorce durante casi todo el año. En 2020 la situación no mejoró, ya que tampoco pudo llegar en todo el año entre los primeros diez y sus únicos puntos los obtuvo a bordo de un Mercedes cuando reemplazó a Hamilton en Sakhir.

"En retrospectiva, tres años conduciendo solo en la parte de atrás de la parrilla fue demasiado tiempo. Pero, desafortunadamente, Claire Williams hizo un buen trabajo en las negociaciones del contrato y no había un tipo de salida", continuó Russell

En 2021 el valor de Russell aumentó, ya que a pesar de contar con uno de los monoplazas más lentos, puntuó en cuatro carreras, incluso logrando un segundo lugar en el fallido Gran Premio de Bélgica que fue suspendido por lluvia. De todas formas, fue felicitado por todo el paddock por clasificar en primera fila con su carro durante la sesión del sábado.

Esa temporada le dio, finalmente, el salto a Mercedes en reemplazo de Bottas. Para la escudería alemana, George representa el futuro del equipo en las últimas temporadas de Hamilton como piloto profesional. De hecho, en 2022 lleva 19 puntos más que su compañero, y se mantuvo entre los primeros cinco lugares en todos los Grandes Premios, a excepción de Silverstone donde protagonizó un espectacular choque en la salida.

"Pero cuando miro esto con el beneficio de la retrospectiva, creo que unirme a Mercedes el año pasado o incluso en 2020 hubiera sido increíblemente difícil por tener que enfrentarme a Lewis, cuando ese automóvil había evolucionado para adaptarse a su estilo de conducción durante muchos años. Mientras que ahora es una hoja de papel nueva para todos, todos están comenzando desde cero, y por eso este fue probablemente el momento adecuado", finalizó