Mick Schumacher está disfrutando de su primera temporada en la máxima categoría del automovilismo. Contratado por Haas y siendo parte de la Academia de Ferrari, el hijo del siete veces campeón del mundo, Michael Schumacheres seguido de cerca en cada Gran Premio.

Y el progreso del piloto importa más que los resultados. Haas no es de los equipos más fuertes del torneo, de hechosus pilotos son los únicos que aún no han sumado puntos. Por lo que el decimonoveno puesto en el que se encuentra el piloto alemán no importa tanto como los progresos que ven los analistas en su forma de conducir.

Schumacher es de los pocos pilotos que aún no han abandonado ningún GP y, en la ultima carrera disputada en Hungría, se ubicó en el decimosegundo lugar, a dos puestos de la zona de puntos. Claramente un mejor rendimiento que el de su compañero de equipo, el ruso Nikita Mazepin, que tuvo que abandonar en el Hungaroring.

Mattia Binotto, jefe de Ferrari F1, se mostró conforme con el rendimiento de su pupilo: "Creo que dijimos al comienzo de la temporada que el objetivo para Mick era no tener presión y asegurarse de que él está aprendiendo".

"Creo que Mick desde el comienzo de la temporada lo está haciendo bien, está aprendiendo, está progresando. Obviamente, algunos errores, pero eso es parte del proceso de aprendizaje. En general, en términos de equilibrio hasta ahora, podemos estar contentos. Lo importante para él es seguir desarrollándose y progresando en la segunda mitad. Pero estoy seguro de que puede hacer eso", concluyó el directivo