En el Gran Premio de Francia se pudo ver como Mick Schumacher y Sebastian Vettel compartieron tiempo e inspeccionaron el coche Haas del joven piloto alemán.

Tras esta charla y la situación que se mostró en la televisación del evento se pudo descubrir que el monoplaza de Mick Schumacher cuenta con un problema que podría perjudicar su performance en la Fórmula 1.

“Desde el principio de la temporada me he sentado en una posición torcida porque el asiento es central pero no estoy recto. De hecho, hemos estado hablando de ello antes. Aproveché la oportunidad para mostrárselo", aseguró Mick Schumacher.

"Hablamos sobre el asiento. Y creo que le dio un consejo a mi madre de que tal vez lo rompiera, para que me dieran uno nuevo, pero al final no sucedió. Así que todavía tengo el mismo asiento por ahora”, agregó el piloto alemán en conferencia de prensa.

“Hubiera sido difícil en una semana conseguir un nuevo asiento. No siempre se siguen los consejos que doy. Pero, sí. Hay pequeñas cosas que puedes mejorar o mirar”, contó Sebastian Vettel, actual piloto de Aston Martin y cuatro veces campeón mundial de Fórmula 1.

Me enteré de los problemas cuando su madre me lo contó en Francia. Dijo que había algo con el asiento, pero le contesté que no era consciente de esa circunstancia. Creo que ha escalado demasiado rápido el tema. Le dije de hacer un nuevo asiento ya mismo, pero él mismo dijo que no había urgencia”, explicó Guenther Steiner, jefe de equipo de Haas.

“Creo que no está completamente recto, lo que significa que quizás hay algo de presión o algo así. Pero su cuerpo no está sentado a 45 grados, o no está completamente doblado, o el coche no está recto”, sentenció.