La guerra entre Red Bull y Mercedes ha comenzado. Lo que parecía sólo una competencia entre sus dos mejores pilotos para ver cuál es el más rápido, ahora se transformó en cruces mediáticos y reclamos que no tienen fin. Todo por el choque que protagonizaron Max Verstappen y Lewis Hamilton en la primera vuelta del Gran Premio de Silverstone. Verstappen, que iba primero, fue tocado de atras por Hamilton, en un intento de sobrepaso del inglés. La acción terminó con el Red Bull estrellándose contra la contención fuera de pista y con Hamilton, finalmente, ganando la carrera.

La polémica surgió debido a que si bien los comisarios detectaron al piloto de Mercedes como culpable de la acción, sólo le otorgaron una penalización de 10 segundos, que Hamilton cumplió en una parada en boxes y no le significó mucha demora. A dos vueltas del final, superó al Ferrari de Charles LeClerc y se quedó con el triunfo como local.

Ahora, se conoció lo que deberá pagar Red Bull para reparar el auto de Verstappen que quedó destrozado por el impacto. Su rendimiento será una incógnita y el equipo austríaco tendrá que evaluar si puede recuperar piezas o reemplazar el auto totalmente. En el caso de repararlo, el costo que demandará poner el auto en pista, será de alrededor de tres cuartos de millón de euros (750 mil euros / 882 mil dólares).

De todas formas, sea cual sea la decisión de Red Bull, lo cierto es que Verstappen no será el mismo a partir de ahora, ya que calibrar un auto nuevo o reparado totalmente, lleva varios Grandes Premios de pruebas. EL auto había rendido muy bien en las primeras nueve carreras, por lo que ahora habrá que esperar los resultados en las siguientes.