Carlos Sainz y Ferrari han comenzado de forma discreta el Gran Premio de Estiria, un poco como terminó la cita de Francia, con los dos coches fuera de los diez primeros puestos. El objetivo y el foco, puesto en aliviar a esos neumáticos delanteros, aunque sea de forma experimental, como avisó el español, estaría detrás de este arranque sin brillo.

"Estamos analizando los problemas y hemos estado experimentando mucho con distintos 'set up' esta mañana intentando buscar las direcciones que seguir para averiguar que está pasando con los neumáticos delanteros", afirma Carlos, que ha sufrido un par de trompos, pero se ha repuesto para quedar 11º.

"Hemos cambiado el foco en el rendimiento y te centras más en mejorar el problema que estamos teniendo. Pero, con suerte, para la clasificación estaremos donde nos gustaría y obtendremos respuestas. Las tandas largas han sido buenas, cuando los neumáticos van bien tenemos buen ritmo. Es con una degradación de las ruedas delanteras muy alta cuando vamos hacia atrás", analiza con su habitual ojo clínico el de Ferrari.

"Estamos afrontando esta carrera como una prueba, siempre tenemos la semana que viene para corregir lo que vaya mal, pero seguimos luchando por la tercera posición en el campeonato", cierra avisando de que no se conforman con hacer test, sino que van a por puntos en carrera.