La Fórmula 1 es una de las competencias más pintorescas que existen. Allí, se pueden ver infinidad de personajes que quieren su espacio en el gran circo por la publicidad, el glamour y la exposición que brinda una de las competencias más tradicionales del mundo.

Incluso los pilotos, el bien más preciado de este deporte, pueden romper el protocolo y darse el lujo de ir en contra de sus propios jefes y de la organización si ven que los caminos que toma el Campeonato no son los correctos. Y si, encima, se trata de un múltiple campeón del mundo, ese derecho se tiene aún más.

Pasó con Ayrton Senna, cuando el mítico piloto brasilero no se cansó de denunciar las fallas de seguridad en las pistas y como los conductores eran usados como carne de cañón. Finalmente, el mismo falleció en un accidente evitable que hizo que toda la estructura de la Fórmula 1 tuviera que modificarse.

Y ahora es el turno de Sebastian Vettel, el actual piloto de Aston Martin y cuatro veces campeón del mundo con Red Bull entre 2010 y 2013. Atravesando sus últimas temporadas, el alemán mostró su preocupación acerca del impacto ecológico que tiene la competición y como, según él, no parece haber intención de solucionarlo.

'Agua = Vida' dice la remera que Vettel mostró en el GP de Turquía

El que fuera el campeón más joven de la categoría es un ferviente defensor de las causa medioambiental, como se lo ha visto en los circuitos con mensajes de conciencia ecológica. Y en una entrevista luego del Gran Premio de Turquía expresó sus dudas sobre el futuro.

"Creo que vivimos en una época en la que tenemos innovaciones y posibilidades de hacer que la Fórmula 1 también sea verde, y no perder nada del espectáculo, de la emoción, de la velocidad, del desafío, de la pasión", reflexionó Vettel.

El de Aston Martin cree que la hoja de ruta actual de los motores más ecológicos y de combustibles sostenibles de la F1 no es tan agresiva como debería ser: "En todo caso, tenemos tanta gente inteligente y poder de ingeniería que podríamos encontrar soluciones. Pero las regulaciones actuales, creo que son muy emocionantes, el motor es súper eficiente, pero es inútil en materia ecológica"

Si bien la organización trabaja desde hace años en buscar soluciones de sustentabilidad en los combustibles y motores de la competición, Vettel cree que el camino es incorrecto: "Creo que definitivamente es correcto que la Fórmula 1 busque una forma de encontrar combustibles renovables o una fórmula para combustibles sintéticos. Pero los productos E10 que se han implementado, ya se consiguen en gasolineras actualmente. No es suficiente".

De todas formas, dada su continuidad en la Fórmula 1, al menos por un año más, se muestra optimista: "Siento que esos cambios vienen, eso es algo bueno para la Fórmula 1, y también es algo vital. Pero si no vienen, creo que la Fórmula 1 desaparecerá. Y probablemente con razón. Estamos en una etapa en la que sabemos que hemos cometido errores y no tenemos tiempo para seguir cometiendo errores"