Se corrió la emocionante carrera Sprint en el circuito de Interlagos para definir la parrilla de salida del próximo domingo y que entregó a los primeros lugares unos cuantos puntos para la clasificación. La previa estuvo marcada por la sanción a Lewis Hamilton por irregularidades en su DRS que lo obligaron a largar último.

La salida fue igual de interesante que en el GP de México, pero esta vez Valtteri Bottas logró una gran arrancada y se colocó en el primer lugar, mientras que Max Verstappen se puso en segundo y con una estrategia muy agresiva, el Ferrari de Carlos Sainz se fue al tercero delante de Sergio 'Checo' Pérez. Hamilton, por su parte, obligado a superar a los más lentos en las primeras vueltas, ya que además arrastra una sanción de cinco puestos por cambio de motor.

Y justamente ese motor le dio réditos, ya que Mercedes fue muy eficiente, sobre todo en las rectas y el británico se deshizo sin problemas del resto de los autos e ilusionaba a todos sus fans con aspirar a un séptimo o sexto puesto que lo hiciera largar en el pelotón del medio en la carrera de mañana. Finalmente, tras varias buenas maniobras, logró llegar en quinto lugar y largará décimo en la carrera.

Mientras, Verstappen no pudo acercarse a Bottas y decidió no arriesgar, por más que el finlandés tuviera un compuesto blando de neumáticos que ya estaba pidiendo a gritos un cambio. De todas formas, el Red Bull le sacó más de dieciocho segundos a Sainz que mantuvo a raya a Sergio Pérez, por más que se notaba que el auto del mexicano era más veloz. Decepcionante resultado para Checo.

De esta forma, Verstappen logró sumar dos puntos más y estirar a 21 los puntos de ventaja sobre el británico. Para la carrera de mañana, en la que habrá probabilidades de lluvia, el neerlandés tendrá la oportunidad de estirar más la diferencia, pero Mercedes demostró que su nuevo motor será un hueso dificil de roer en estas últimas carrreras