Es sabida la intención de la Fórmula 1 de reinventarse y buscar alternativas para que el público siga interesado en los Grandes Premios. Con la gran cantidad de modificaciones y avances tecnológicos, los espectadores han asegurado que las carreras han perdido emoción. Por eso, la organización ha implementado un nuevo formato: las carreras sprint.

Se trata de un híbrido entre carreras y clasificación que se dará en la previa de la carrera del domingo. Es una carrera corta, de 100 kilómetros, que otorga puntos y cuyo orden final será el de la parrilla de largada de la carrera dominical. Tendrá su debut este fin de semana en Silverstone y, además, se probará en dos GP más en lo que queda del calendario.

Entre las voces que se han expresado acerca de este nuevo formato, está una de peso. Bernie Ecclestone fue presidente de la administración de la Fórmula 1 y sus dichos nunca fueron del todo políticamente correctos. Por esa razón, era lógico que sus declaraciones levantaran revuelo al expresar su disconformidad con las carreras sprint: "No estoy de acuerdo con eso. En el momento en que comienzas a jugar con estas cosas, la historia desaparece y eso no es algo bueno. La gente puede decir ahora que un piloto tiene 70 poles, pero eso ya se ha acabado. No existe tal cosa como una pole position".

"Es una confusión innecesaria sin ninguna razón. La clasificación siempre ha sido una parte interesante del fin de semana y ahora sólo tendremos otra carrera" finalizó el que fuera piloto del Campeonato Mundial de Fórmula 1 en 1958.