En un abrir y cerrar de ojos un curso cambió completamente para un equipo y otro se montó en el liderato, el Gran Premio de Catalunya fue una sorpresa para varias escuderías empezando por las que se encuentran a la cabeza como Red Bull y Ferrari. Los del Cavalino Rampante perdieron los dos lideratos por la mala suerte del fallo de la unidad de potencia de Charles Leclerc y Carlos Sainz que poco y más pudo hacer para mantener el otro auto en la pista.

El equipo de la Fórmula 1 de Red Bull por tanto aprovechó los problemas de su rival italiano y los ingleses tomaron la punta del campeonato tanto por el de pilotos como en la de escuderías. Todo esto, aunado a que el 1-2 fue inminente teniendo al neerlandés, Max Verstappen como vencedor de la justa deportiva en suelo de habla hispana.

Según Fórmula 1, el  organismo de la FIA ha planteado muy mal el hecho de que no se manejó correctamente la entrada de todo el aforo que fue a ver la carrera y exigió sin mucho espaviento que no se volviera a repetir ni para este Gran Premio y tampoco para los venideros en cuestión.

Considerando el COVID.

Para el momento en el cual se dio a  conocer la pandemia, el COVID obligó a que los recintos tuvieran una capacidad limitada para los eventos grandes. Ahora bien con una capacidad poco más para 300 mil personas, se dio a entender que entre los 277.836 como cifra total que accedió al recinto, ya habían sobrevendido los boletos para poder entrar a la carrera.

Aparte de la entrada.

El desastre no fue solamente en el momento de la entrada de manera personal al autódromo, sino también por el momento de buscar puestos para poder entrar a conseguir los puestos de estacionamiento, ocasionando una gran cantidad de embotellamiento y peligro en factor salubre, a pesar de que España ha bajado considerablemente los casos de C19.

La fórmula 1 había sacado un micro-comunicado donde reflejaban lo siguiente: "El enorme número de aficionados en este evento, tanto dentro como fuera del circuito, creó los problemas de tráfico", además de resolver "Hemos hecho saber al promotor que esto no es aceptable, y que debe solucionarse para la próxima temporada".

El espectáculo no cesó.

Sin embargo el espectáculo no fue a menos, sino todo lo contrario, como bien revisamos y los que vimos la carrera encontramos muy trepidante el hecho del cambio de liderato que, durante 5 carreras consecutivas remarcó Ferrari, ahora, en la siguiente fecha la tuvo Verstappen y compañía. Si bien tan solo aventaja a Leclerc por 6 unidades, eso es una cosa que puede ir de más a menos o de menos a más dependiendo de como gestiones tus esfuerzos en la carrera.

La próxima cita, puede ser clave para la escudería ferrarista, quienes se tienen fe de seguir luchando un campeonato que, se les ha escapado después de la hegemonía Mercedes en aquel año 2007 que fue la última vez que los Rojos tuvieron la corona gracias al finlandés Kimi Raikkönen.