El equipo Alpine sigue su proceso de reestructuración interna y Alain Prost deja de ser asesor del equipoTras la marcha de Marcin Budkowski la semana pasada, ahora es el cuatro veces campeón del mundo quien abandona la factoría de Enstone. Y según el entorno del equipo, los cambios continuarán en Alpine con la llegada de Otmar Szafnauer, que dejó Aston Martin hace unos días.

"El Plan", nombre que acuñó Fernando Alonso al proceso de crecimiento de la escudería, anteriormente llamada Renault (la marca francesa le cambió el nombre a Alpine para promocionar su marca filial), hacía referencia a los cambios que mejorarían la posición del equipo. Pero esta cantidad de cambios profundos hacen dudar sobre el rendimiento que pueda llegar a tener la escudería.

En cuanto a Prost, el francés, tras su etapa de piloto, ha estado ligado a Renault desde 2015, primero como consultor embajador y posteriormente como director ejecutivo, cargo en el que sustituyó a Thierry Bollore en 2019.

Por otro lado, la llegada de Szafnauer, desde Aston Martin, antigua Racing Point, podría acarrear cambios en el patrocinio de Alpine, con la entrada de BWT, dada la buena relación entre el director ejecutivo y la firma dedicada al tratamiento de agua. Falta por confirmar si los tradicionales colores rosas de la empresa llegarán a la decoración del Alpine.

De todas formas, la salida del cuatro veces campeón del mundo no se dio sin polémica. Según afirma el ex piloto francés, su salida ya estaba pactada por decisión personal, pero la escudería lo anunció como si hubiera sido Alpine quien prescindía de sus servicios:

"¡Estoy muy decepcionado por cómo se ha anunciado esta noticia! ¡Llegamos al acuerdo de que lo anunciaríamos juntos! No ha habido respeto, lo siento. ¡Rechacé la oferta que me hicieron en Abu Dabi para la temporada 2022 por una cuestión personal y tenía razón! Echaré de menos al equipo de Enstone y Viry", declaró Prost.

Además, se encargó de disparar contra el director ejecutivo del equipo, Laurent Rossi: "No había diversión. Nada. Cuando el jefe del equipo ni si quiera te saluda al llegar al circuito, no hay diversión posible. Rossi quiere estar solo, no quiere dejarse contaminar por nadie. Él mismo me dijo que no necesitaba un asesor. Eso fue en Qatar, y aún así me ofrecieron un contrato en Abu Dabi que rechacé. Creo en el proyecto, pero ahora hay un deseo de dejar gente al margen. Rossi quiere toda la atención. Ya ni siquiera hay respeto, así que ya no puede funcionar".