La MLS está creciendo a niveles insospechados, con figuras que ya no llegan a retirarse en la liga, sino que arribar a la competición en su prime para poder tener un buen pasar en una competición cada vez más importante. Y ese crecimiento no solo atrae a figuras europeas y sudamericanas, sino también a estrellas de otros deportes, como la NBA.

Ron Artest, mejor conocido como Metta World Peace, luego de cambiarse oficialmente el nombre, fue uno de los jugadores más distinguidos de la NBA, sobre todo por su paso por Los Ángeles Lakers. Jugó 991 partidos con Chicago Bulls, Indiana Pacers, Houston Rockets, New York Knicks y Sacramento Kings. Fue nombrado como un NBA All-Star y ganó el reconocimiento al Jugador Defensivo del Año en 2004, antes de ganar el título de la NBA de 2010 con la franquicia angelina.

Pero no contento con eso, el ahora miembro del staff técnico de South Bay Lakers de la G-League, visitó las instalaciones de Los Ángeles FC y se animó a probar sus habilidades con el fútbol en un día de entrenamiento junto a los miembros del equipo angelino.

"Estoy tratando de conseguir un contrato de 10 días", dijo, bromeando, entrando al campo de entrenamiento. Luego, Kellyn Acosta, Ryan Hollingshead y Mamadou Fall dirigieron a World Peace a través de ejercicios simples que pusieron a prueba su habilidad para pasar y el primer toque, donde participó en un círculo de malabares y atrapó la pelota en el aire.

Más tarde, los muchachos pusieron a prueba su habilidad de tiro y portero, poniéndolo a través de un desafío con el travesaño y dándole algunas repeticiones en la portería para una tanda de tiros penales. "Esto es lo que he estado esperando todo el día. Aquí es donde prospero: la defensa", anunció, emocionado por meterse en la portería.