Más de 7.000 millones de dólares invertidos en estadios. Fichajes galácticos como Zlatan Ibrahimovic, "Chicharito" Hernández o Carlos Vela. Vertical aumento de peticiones de entradas y planes de captación y desarrollo de talento. Que los jugadores lleguen a la MLS en su primer y no a retirarse. Un objetivo claro: "Estar a la altura en diez años de la Premier o LaLiga".

"El plan es llegar a ser una liga que podamos mirar de tú a tú a la liga inglesa, española, alemana, italiana. Para eso el jugador norteamericano tiene que consagrarse como la base sólida de esta liga y luego hay que seguir atrayendo a figuras de Latino América y Europa", afirma el español Alfonso Mondelo, director deportivo de la MLS.

"En 2026, cuando los jugadores van a venir aquí para el Mundial de Estados Unidos, Canadá y México, van a ver el nivel de las instalaciones y van a querer quedarse aquí. Ese puede ser el paso definitivo para atraer a las estrellas. Estamos en ese camino", añade Mondelo, que tiene una experiencia de más de treinta años en el fútbol estadounidense.

El europeo llegó a la MLS en 2010 cuando la liga tenía apenas 16 franquicias y empezaba el camino al crecimiento constante con la llegada de figuras que esperaban pasar sus últimos partidos como profesionales en el emergente fútbol estadounidense para atraer cada vez más público.

El proyecto, no solo tuvo un saldo más que positivo, sino que directamente cambió la cultura futbolística del país, uno de los territorios que quedaban pendientes en el mundo para vivir la fiebre del "soccer", como se denomina al deporte en aquel lugar.

A diferencia de otras ligas mundiales, donde hay equipos dominantes y candidatos fijos a campeonar o descender, la MLS tiene otro atractivo: cualquiera puede ganar. "Aquí cualquier equipo puede tener éxito. Se dice, si quieres perder dinero, apuesta en la MLS. Nunca sabes quién va a ganar. Al comienzo de cada temporada, aquí hay 28 equipos que empiezan creyendo que pueden ganar, y tienen esta oportunidad".

Lo mismo ocurre en ligas como la NBA, la NFL o la MLB. Cada franquicia tiene su proyecto, su presupuesto y su plan que puede dar frutos de un año a otro. Y eso a los estadounidenses les encanta. Ese factor sorpresa que tiene la liga, hace que la MLS sea cada vez más atractiva y se vez en cada estadio de cada jornada, donde multitudes cada vez más grandes acompañan a los equipos.

Pero a lo que apunta Mondelo es al futuro del que practica soccer desde niño: "Hace años el niño jugaba al fútbol y la meta era ir a la universidad, de ahí, tenía que buscarse la vida. Hoy en día contamos con una selección completa que están jugando en las mejores ligas de Europa. Los niños empiezan a crecer como futbolistas cuando son muy pequeños, con miras al profesionalismo. Eso nunca se vio en este país. Ya no solo es el baloncesto o el béisbol, también el soccer les va a dar una buena calidad de vida", finalizó.