Si la lluvia no aparece, este martes habrá una tarde-noche de jartura beisbolera. Sí, los Gigantes del Cibao se medirán a las 3 de la tarde y luego a las 7:30 de la noche a los Tigres del Licey. Será dos taquillas y dos juegos de nueve innings.

Los fanáticos que asistan al juego de las 3 de la tarde tendrán que salir del estadio una vez finalizado el compromiso, para luego volver a ingresar al recinto para el segundo juego. Al completarse la jornada, los felinos habrán completado 30 juegos en el calendario, mientras que los nordestanos llegaron a 32, lo que a estas alturas les correspondería de no haberse pospuesto juegos de pelota.

Renyel Espinal será el abridor de los potros. El derecho dominicano irá a su tercera presentación de la temporada. Tiene un WHIP de 0.25, sin ganados ni perdidos y con efectividad inmaculada en 4.0 entradas, en los que ha ponchado a cinco.

Por los locales le tocará lanzar a Brooks Hall las primeras serpentinas. El derecho cuenta con marca de 1-1 con efectividad de 2.61. En 20.2 entradas de labor ha espaciado 13 hits con 22 ponches y un WHIP de 0.73.

Ambos equipos vienen de ganar el día anterior. Los azules viniendo de atrás frente a las Estrellas Orientales con Ronny Mauricio otra vez como héroe; los Gigantes lograron cortar la racha de victorias de las Águilas Cibaeñas en el Valle de la Muerte.

No está fácil esta jornada para ninguno de los dos. Los nordestanos están otra vez jugando para .500 con 15 y 15, mientras que el Licey ya llegó a 20 victorias el lunes. Si hay división, todo queda igual, si hay barrida es malo, muy malo, para los Vinotinto y bueno, muy bueno para los añiles, quienes se pondrían ya en 22 victorias y muy cerca de la clasificación.

Por lo general, en este tipo de juegos se dividen honores, pero a los dirigidos por Luis “Pipe” Urueta no les sirve eso. Ellos quieren llegar rápido a las 20 victorias y vienen por la barrida. Ellos tienen en sus filas a Henry Urrutia, actualmente el mejor bateador del torneo con promedio de .326. Pero los dos mejores que le siguen en el liderato ofensivo con Mauricio y Ramón Hernández (.306), un verdadero factor X de la tropa que comanda José Offerman.

La serie particular favorece a los bengalíes 4-1 y también el récord que muestran en casa, 10-4 contra un 7-8 en la ruta de los visitantes. Así que para los actuales campeones defensores la suerte está echada. Ellos vienen a ganar o ganar. Dividir no les sirve, porque los Toros del Este han comenzado a repuntar de una manera brutal y está solo a dos juegos de los francomacorisanos.

Para e segundo juego, programa para las 7:30 de la noche, los abridores serán Richelson Peña por parte de los foráneos, mientras que por los de casa hará su debut el recién llegado Brody Koerner. Vamos a ver qué va a suceder, pero tendremos mucho beisbol en la capital.