La OFAC (Oficina de Control de Negocios en el extranjero, por sus siglas en inglés) levantó las sanciones que pendía sobre los equipos Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes, por lo que todos los peloteros y personal técnico que milita en los equipos del Caribe deben reportarse de una vez a estas dos novenas. Así lo hizo saber un comunicado de la LVBP al informar sobre esta medida que le permite a los grandeligas y prospectos del beisbol organizado jugar con sus clubes de la pelota invernal venezolana.

Al momento de conocerse la decisión, se trató de contactar tanto al gerente de las Estrellas Orientales como el de Leones del Escogido, pero en ambas oficinas había total hermetismo. Ninguno quiso hablar al respecto.

Sin embargo, cuando se consultaron a las fuentes involucradas en Venezuela dejaron saber que tanto Edward Olivares como Emmanuel De Jesús, uno de los Tigres y el otro, ficha del Magallanes respectivamente, tenían permiso para jugar en la pelota dominicana hasta que se resolviera el permiso de la OFAC.

Olivares recibió el permiso (para jugar con las Estrellas Orientales) con la condición de regresar cuando se solventará el veto de MLB“, contaron desde Caracas, sede la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, personas relacionadas con el proceso.

Por su parte, Magallanes ya lo hizo público en sus redes sociales.

Sin embargo, fuentes internas dentro de la tropa de los petromacorisanos aseguró que Olivares puede quedarse con el equipo, ya que el grandeliga venezolano llegó vía cambio con los Tigres de Aragua. Los siderales enviaron a los felinos de Maracay a los peloteros Micker Adolfo y Claudio Custodio para poder gestionar el permiso de Olivares.

El primero de los mencionados jugó por primera vez en Venezuela la noche del martes, mientras que Custodio ha estado ayudando a los felinos que dirige Wilfredo Romero como relevista y lo ha hecho muy bien.

Maximiliano Branger, presidente del Magallanes, fue muy claro y declaró que todos los peloteros del beisbol organizado que estaban en otras ligas debían reportarse al conjunto valenciano. Pinto había dicho en días pasado que él se sentía muy a gusto con el Escogido y que lo acompañaría hasta donde llegara el equipo rojo.

Lo cierto del caso es que ya la prohibición de la OFAC no existe en Venezuela y los grandeligas deben regresar. El caso de José Briceño, receptor que está también con Estrellas Orientales, es diferente porque él recibió un permiso de las Águilas del Zulia para uniformarse aquí con los paquidermos. Así que él puede quedarse.

En República Dominicana se sabrá toda la verdad este jueves, cuando se reanude la acción en los estadios de la Isla y se den a conocer los rosters diarios. Si los involucrados aparecen en los listados, sabemos que hubo negociaciones de parte y parte, si no aparecen ya sabemos cuál fue la razón de la salida de dichos jugadores.

Ale iacta est! La suerte está echada.