Los lanzadores Michael Ynoa y Darío Álvarez, dos hombres que tuvieron roles estelares para las Águilas Cibaeñas, camino a obtener el título de campeón el torneo pasado,  trabajan fuerte para retornar sólidos al relevo amarillo que fue punto clave.

Ambos ya están sudando la camiseta en los entrenamientos desde el primer día, y sus expectativas son las de repetir el trabajo. Aunque tuvieron veranos diferentes, como lo expusieron durante una rueda de prensa vía Zoomque organizó el departamento de Comunicaciones de las Águilas.

El espigado lanzador Michael Ynoa se está preparando para desempeñar el rol que decida el manager Félix Fermín, en el campeonato otoño invernal de Béisbol Profesional, el cual arranca el 27 de este mes.

Michael Ynoa

Debido a que fue dejado libre durante el verano por la organización de los Filis de Filadelfia, Ynoa se presentó temprano a los entrenamientos de las Águilas, buscando estar al ciento por ciento de las condiciones cuando se decrete la voz de Play Ball.

Dijo que su mentalidad está enfocada en no mirar el pasado y trabajar fuerte para conseguir otras oportunidades internacionales.

“Si el manager me necesita para el octavo episodio ahí estaré, pero sí necesita que yo cierre un partido, también estoy preparado para hacerlo”, explicó el nativo de Puerto Plata, cuando se le preguntó sobre el rol que tendrá este año.

''Estamos trabajando mucho en mantener atacar la zona strike, un aspecto fundamental, que ha sido enfocado desde el año pasado por el entrenador de pitcheo Manny García”, agregó Ynoa.

Sostuvo que su brazo está descansado, ya que no jugó en el verano, por lo que su recta está más rápida, en lo que ha podido ver en los primeros días.

Ynoa realizó un bullpen el miércoles y dijo sentirse muy bien de su brazo luego de terminar el mismo García.

DARÍO ÁLVAREZ

Por su parte, Darío Álvarez considera de ensueño lo que ha pasado este año con su carrera, ya que fue pieza clave de los éxitos alcanzados por varias novenas de distintos torneos en los cuales vio acción.

“Ha sido un año de Ensueño, un año bendecido por Dios, una experiencia demasiado bonita, haber ayudado a ganar con las Águilas, ayudar luego a la Universidad ISA a ganar el campeonato superior olímpico de Santiago, ir a México ayudar al equipo dominicano a clasificar y ser parte de la medalla de bronce en Tokio, son experiencias inolvidables y le agradezco mucho a Dios por todo lo que paso conmigo”.

El lanzador zurdo, se ha constituido en uno de los más efectivos relevistas de la LIDOM y la confianza del manager Félix Fermín en los momentos más apremiantes del juego cuando se trata de detener la ofensiva contraria o preservar una ventaja, de lo cual asegura que no tiene inconvenientes para el rol y el momento que el dirigente le quiera utilizar.