Hoy Pablo Reyes estaba de primer bate en el primero juego de la doble tanda. Cuando se tiene una jornada como la de este martes hay que andarse con cuidado, saber administrar el personal. Por eso no debe extrañarse nadie cuando se ve este tipo de movimientos en una alienación de una tarde-noche beisbolera.

La pregunta que surgió fue ¿y alguna vez Reyes había sido primer bate con el Licey? Fue cuando él mismo nos dio la respuesta. “Cuando yo estaba en las menores tuve que aprender a ser utility“, nos contó el grandeliga. “Y entre las funciones de ser utility está la de adaptarse a cualquier situación de juego. Yo he sido primer bate, octavo, en donde sea. Ser utility es difícil al comienzo, pero agrega valor a tu persona“.

Reyes, quien llegó como campocorto al profesional y siempre se desempeñó bien en la posición seis, recibió el consejo de volverse experto en todo cuando él jugaba para Pittsburgh. “Yo le pregunté a esa persona que ¿por qué? Y me respondió que cuando la gerencia contrata a un americano, más alto y fuerte que yo, para jugar esa posición a mí me van a sentar. Pero si además de jugar como torpedero juego en las otras bases entonces allí no me bajan. Y eso fue lo que hice”.

Reyes ha sido jugado en la antesala, en la segunda y en el campo corto. “Y si me piden que juegue en los jardines también lo hago. La idea es ayudar donde me pongan”, explica Reyes. “Lo único que creo que sí me costará jugar es la receptoría, nunca he estado allí. Pero, te voy a decir algo, el que ha sido centerfielder y también ha sido campocorto juega donde sea”.

Una de las virtudes de Reyes, entonces, es precisamente esta: su versatilidad. Para Offerman y para cualquier estratega siempre bueno contar con un pelotero de esas características. Puede combinarlo, como él desee, en el cuadro interior y también en los jardines. “Eso sí tengo cómo ocho guantes, porque para cada posición hay que utilizar uno diferente”, destacó.

LICEY SIGUE moviéndose para reforzar al equipo. Para el juego de este marte estaba alienado como segundo bate y jardinero central el recién contratado Alex Call. También inscribieron para el roster del primer juego a Miles Mastrobuoni, quien viene para jugar como infielder. “La abundancia de talento jamás sobra”, dice un adagio en el beisbol.

Licey está con 20 victorias y si gana la doble jornada podría llegar a 22 triunfos y ponerse a tris de clasificar. ¿Por qué? Porque como están las cosas hasta ahora tanto Águilas como los felinos con 25 triunfos entrarán a la cita de la postemporada. Claro, uno no tiene una bola de cristal para predecir el futuro, pero c0n Escogido marcando 20 derrotas y Estrellas marcando 19, es fácil intuir que habrá uno, y hasta dos clasificados, con 20 triunfos, a lo sumo.

Los criollos Arodys Vizcaíno, Jonathan Aro, Ofreydi Gómez y Andrew Pérez también fueron agregados el roster diario para la doble jornada.

La lluvia no nos deja trabajar. Cuando corría la parte alta de la segunda entrada comenzó a caer un palo de agua tan fuerte que se tuvieron que suspender la acciones. Lo bueno del caso es que cesó la lluvia poco después y aún hay esperanzas de que se pueda realizar el día de hoy la jornada completa. “Eso de los dobles juegos es muy agotador”, comenta Jairo Asencio. “Por eso siempre es bueno tratar de hacer el juego. Llega un momento en que hasta pierdes la noción del tiempo con todos estos cambios”.

Listo, se acabó el juego.