Una de las figuras que juega ahora en Lidom es Marcell Ozuna. El oso vino a jugar a Santo Domingo el pasado jueves contra Leones del Escogido. No le fue nada mal, un triple, ovación del público y la victoria.

Por segundo año consecutivo, el grandeliga de los Bravos de Atlanta se uniforma con los Gigantes del Cibao. Y está comprometido con ellos. Tanto así que confesó que “solo voy a la Serie del Caribe con mi equipo, los Gigantes del Cibao”.

El año pasado fue una de las grandes atracciones, sobre todo cada vez que tomaba un jonrón y se tomaba si famosa “selfie”. Al final, en toda la liga, se impuso esa moda. “Bueno, es algo bonito, que todo el mundo lo haga. Es una chercha”, dijo en aquella ocasión.

El año pasado, en la serie regular dejó una línea ofensiva de .316/.389/.519, amén de cuatro jonrones, otros tantos dobles más 13 remolcadas en 21 partidos jugados. Este año comenzó un poco lento, pero poco a poco ha ido despertando.

Ozuna contra el Escogido soltó un triple y fue una de las bazas ofensivas de esa victoria. “Eso es parte del trabajo que he venido haciendo”, explicó el criollo. “Este año he estado un poco lento a la ofensiva, pero hemos ido despertando poco a poco. La idea es comenzar a poner la bola en juego, como siempre lo he hecho”.

Antes de comenzar la jornada de este viernes su línea ofensiva era de .160/.222/.280. Pero quizá ese triple es la señal que los potros esperaban. Un bate como el de Ozuna, cuando se despierta, puede hacer mucho daño y eso es lo que se necesita en esta recta final.

La pregunta es la de siempre: ¿hasta cuándo estará con el equipo? “Hasta que mi equipo en Estados Unidos me lo permita”, explica. “Yo pienso acompañar al equipo hasta donde llegue. Si se trata de la Serie del Caribe sólo iría con mi equipo (los Gigantes del Cibao)”.

Sea como sea, y diga lo que se diga. Una figura como Ozuna es un lujo para Lidom y también para los Gigantes. Lo mejor de todo es que está comprometido de verdad con la causa nordestana.

“Lo mejor es que estamos ganando y eso es para lo que estamos aquí”, fueron sus palabras.

Saque usted sus conclusiones.