Si algún juego tenía que ganar el Escogido era el de este viernes por la tarde. Perder implicaba llegar a 26 derrotas y alejarse, medio juego, de la clasificación. Los Tigres del Licey se apoyaron en el bateo oportuno de Ronny Mauricio, Ramón Hernández y Oneil Cruz para doblegar 3-2 a los melenudos a domicilio.

Los rojos, quienes jugaron como dueños de casa, jugaron buena pelota. Pudieron empatar un juego que tenían abajo, pero al final Cruz consiguió a Ramón Hernández en circulación para empujarlo a la goma con un doblete y fijar las cifras definitivas en la pizarra del estadio Quisqueya Juan Marichal.

Durante 3 horas y 12 minutos se batalló en el coso de La Tirandentes, bajo un cielo despejado y una temperatura agradable de 28 grados Celsius. La victoria fue para Jonathan Aro (3-0), la derrota recayó sobre Steven Cruz (0-1), mientras que el juego salvado fue para Jairo Asencio (11), quien salvó su undécimo juego de la temporada, luego de sacar el noveno de manera perfecta.

Cruz puso cifras definitivas al juego en la parte alta del sexto inning, frente a Steven Cruz entró a lanzar por los rojos, y dobles consecutivos por parte de Ramón Hernández y Oneil Cruz le dieron la bienvenida para que los Tigres se fueran arriba 3-2.

“Bueno lo importante era salir a buscar la victoria y pudimos conseguir el resultado”, dijo el cerrador del Licey al finalizar el compromiso. “Sé que tenemos que ganar y clasificar, pero lo más importante ahora es ganar el juego. Si no ganamos no clasificamos. Ya ganamos el primero (de la doble tanda), ahora tenemos que ganar el segundo también, para seguir avanzando”.

El mejor relevista de por vida de LIDOM utilizó solamente dos lanzamientos para sacar de paso a los bates escarlatas. “Últimamente he utilizado el cambio de velocidad y me ha dado resultados“, explicó el cerrador, quien partió los bates de los dos primeros toleteros que enfrentó.

“Sí, he estado trabajando la recta adentro en el bullpen y hoy la apliqué en el partido”, alcanzó a decir.

Los escarlatas empataron en el quinto frente al abridor Brooks Hall, quien pegó pelotazo a Elier Hernández y anotó con triple de Erik González al prado derecho. González a su vez pisó la registradora por toque de sacrificio por parte de Jonathan Guzmán.

Luego de este triunfo, los Tigres del Licey quedan con marca de 23-13, sólido en el segundo puesto. Los melenudos, por su parte, caen a 13-26, con 11 juegos por delante se alejan de la clasificación.

Por los melenudos, Erik González bateó de 3-1, con triple, anotada y empujada, y Otto López, de 3-2.

Por el Licey, Mauricio se fue de 4-2, dos dobles, una anotada y una remolcada, y Hernández, de 4-2, con doble y anotada.