Tiene sólo 21 años, nunca había jugado un partido en Lidom antes de esta temporada. Sin embargo, cuando lo ves por primera vez piensas, inclusive, que es un importado. Se va para la calle, levanta dos piconazos en la inicial. Al terminar aquel juego, en octubre, declara:

“Nosotros somos un grupo de jóvenes que recibimos ayuda de los veteranos”. Al mirar aquella humanidad de más de un metro noventa (6 pies y 3 pulgadas), bien barbado, fuerte, antes de proseguir la entrevista, le preguntamos su edad.

“Tengo 22 años”.

El asombro fue general. Un “niño” en el beisbol se medía en ese entonces a lanzadores veteranos y respondía con eficiencia. Ahora, en la recta final de la temporada, Rainer Núñez se ha convertido, de repente, no solamente en el líder jonronero de la liga, sino en una de las bazas ofensivas de las Estrella Orientales.

El “muchacho”, como lo llaman, y que además lo es, está en el tope de la lista de los poderosos con seis jonrones. Resalta por encima de nombres como los de Ronny MauricioMichael PérezKelvin GutiérrezWendell Rijo Yoenis Céspedes todos ellos con cuatro cuadrangulares.

Pero no todo para allá. También es el líder de por vida entre los reclutas de las Estrellas en lo que a novatos se refiere, según consta en WinterBallData.com.

En los últimos seis juegos ha sacado tres pelotas y el viernes por la noche, contra los Toros del Este, disparó un sencillo productor de dos carreras, para guiar el triunfo de las Estrellas Orientales sobre los Toros del Este 7 carreras por 2 a domicilio.

Por si fuera poco, en los últimos 10 compromisos batea para .400 (38-14), como lo corrobora el colega Luis Morales e n su cuenta de Twitter. En ese lapso su producción ha sido bestial. Y, no por casualidad, durante ese lapso de 10 juegos, los siderales suman 7 ganados y 3 perdidos.

“Yo sólo fui con la mentalidad de hacer un buen swing”, dijo el criollo, una vez finalizado el juego en el corral de los Toros. “Me tiró un cambio de velocidad. Él me hizo varios buenos pitcheos para hacerme out, pero yo pude batallar y hacer un buen contacto, para ganar el juego”.

Y pensar que en el draft de Novatos de Lidom en este 2022 fue escogido ¡en la cuarta ronda! ¿Dónde estaban los “especialistas” que no fueron capaces de ver a este talento?

Desde que comenzó la producción de Núñez los paquidermos pasaron de estar enredados en la lucha por la clasificación a tener una holgada ventaja de 3.0 juegos son los astados y 5.0 de los Leones del Escogido, las dos otras novenas que pelean contra ellos por obtener el último boleto a la postemporada.

Después de todo lo citado, Núñez se va a la pausa del “Juego de Estrellas” (aquí en Lidom es “Juego de Leyendas”) con una línea ofensiva de .267/.295/.465, amén de 16 remolcadas y un sólido OPS de .760.

Sus 16 carreras remolcadas, ya superaron las 14 de Elly De La Cruz, quien también está dentro de los reclutas más exitosos de la temporada. El problema con el chico del Licey es que fue mandado a parar y esto afectará su posición a la hora de elegir al “Novato del Año” en el circuito invernal.

“No pienso en eso”, declaró Núñez en días pasados. “Lo único que yo puedo hacer es salir allá afuera, jugar duro y ayudar a mi equipo. Lo demás se lo dejo a Dios”.

El slugger de los verdes es el primer bateador derecho en Lidom que acumula seis o más jonrones desde 2019. Los otros dos son Peter O’Brien con nueve y José Sirí con seis.

Durante los próximos tres días sin beisbol, Núñez podrá descansar, para regresar el martes con fuerza y ayudar de esa forma a las Estrellas Orientales. Por ahora se ven dos paradas seguras en su futuro: la postemporada —si los orientales no clasifican, cosa que dudamos, será refuerzo de otro equipo y el “Novato del Año”. Sobre todo en este último renglón, es casi seguro que sea electo de manera unánime.