Gustavo Núñez le dejó caer el bate a un lanzamiento en la esquina de adentro del plato del Jairo Asencio, el cerrador del Licey. Rodolfo Durán salió embalado apenas escuchó el contacto. Cuando la bola pasó el infield, Luis Barrera trató de tomarla, pero no pudo. Así fue como las Estrellas Orientales vinieron de atrás y dejaron en el terreno 7-6 a los Tigres del Licey. 

El estadio Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís estuvo en tensión total durante 4 horas y 16 minutos en este triunfo importante de los siderales. Los dirigidos por Fernando Tatis, luego de aprovechar el descontrol del abridor Esmil Rogers en los dos primeros episodios, fueron silenciados completamente por los relevistas azules.

Hasta que en el cierre del noveno, los dueños de casa no se amilanaron ante la presencia de Asencio y pudieron remontar un partido que parecía irremontable. Con este triunfo salen de perdedores, rompen una racha de dos derrotas y se mantienen a dos juegos de la clasificación.

Asencio (0-1) pierde su primer juego de la temporada y consigue su segundo blown save de la campaña, para dejar su efectividad en 3.45. La victoria recayó sobre el criollo Abner Uribe (1-0-33.76).

Licey pone su récord en 21-10, mientras que las Estrellas están ahora con foja de 11-2o. Los felinos bajaron al segundo lugar, luego del triunfo de las Águilas sobre los Gigantes.

“Fue una victoria buena para levantar el ánimo del equipo. Estos son los juegos que levantan el ánimo. Siempre fui por el split. El primero me dominó, pero en el segundo le conecté bien“, dijo Núñez tras el partido.

Y en realidad, hay que darle todo el mérito al bateador, quien le dejó caer el bate a un lanzamiento complicado del cerrador del Licey. “Nosotros estábamos allí, concentrados en ganar el partido. Confíen en nosotros que vamos a seguir ganando”, declaró Núñez a la cadena de televisión de las Estrellas. 

Otro héroe ofensivo del juego fue Domingo Leyba. El criollo consiguió gente en circulación y logró dar un sencillo por el right field, para en ese momento reducir la diferencia a tan solo una carrera.

“Bueno, todo se trata del trabajo constante que uno viene realizando y uno ve los resultados”, explicó Leyba. El toletero no había estado bien de salud. “Tuvimos un problema en la espalda, pero ya estamos al 100 por ciento para seguir ayudando a ganar al equipo”. 

Por los dirigidos por Tatis abrió Domingo Robles, quien lanzó 4.0 entrada, en los cuales espació tres imparables, permitió una carrera, ponchó a tres y otorgó una base por bolas. Fue sustituido por Chester Pimentel (1.1), Franklin Van Gurp (0.0), Diógenes Almengó (0.2), Carlos Belén (1.0), Wirfin Obispo (1.0) y Uribe (1.0).

Los Tigres abrió con Rogers a quien en dos entradas le conectaron cuatro hits, le fabricaron cuatro carreras y otorgó dos transferencias. Fue relevado por Carlos Contreras (1.0), González Germen (2.0), Hansel Robles (1.0), Justin Grimm (1.0), Arodys Vizcaíno (1.0) y Asencio (0.2).

Luego de esta titánica actuación de los siderales tienen una jornada de descanso que les cae muy bien. Este jueves nadie juega en LIDOM, pero servirá la ocasión para los equipos ajustar la piezas, recibir los refuerzos que deben recibir y trazar las estrategias que restan para esta recta final.

El tiempo se acaba y las Estrellas, por lo menos, deben comenzar a ganar si no quieren quedar afuera. Este miércoles demostraron de qué están hechos y que pueden recuperarse, sacar el juego de abajo y asestarle un golpe duro al Licey que cayó de golpe a juego y medio del primero lugar.