Cuando cancelaron a Pedro López algunos pensaron que los Leones del Escogido tomaría un nuevo rumbo. Esa misma tarde, Luis Rojas, gerente general del equipo, daba una rueda de prensa en donde daba las razones del despido y anuncio que venían cambios.

Nombraron como mánager interino a Felipe Rojas Jr. Luego, contrataron a Dave Jauss como coach de banca y comenzaron a llegar pelotero con Steven FlorialRobert Neustrom. También se integraron Otto López y Franchy Cordero. El miércoles vencieron a los Toros del Este y llegaron a 10 victorias.

Hemos mejorado como equipo. En cuanto al plantel tenemos piezas como las de Otto López, Franmil Reyes y Joseph Rosa, nos sentimos mucho más optimistas sobre que nuestra ofensiva va a empezar a funcionar”, declaró Rojas Jr. luego del encuentro a través de la cadena de los melenudos.

Nadie puede negar que tratan, a como dé lugar, de meterse en la pomada, sobre todo porque tanto ellos como las Estrellas Orientales Toros del Este se encuentran luchando por un cuarto puesto en la clasificación y todo el mundo está allí, pegadito. Cualquier cosa puede pasar.

“En los últimos juegos hemos estado haciendo swings bastante bien. Hace un par de noches dimos 12 hits. Estamos dinamizando nuestra ofensiva y estoy seguro de que vamos a salir del hoyo en el que estamos”, agregó.

Tales palabras más el ánimo con el que salen a jugar los peloteros son signos positivos, pero esto no quita el verdadero problema de los Leones capitaleños: un equipo que se destruyó a sí mismo.

Los malos cambios del Escogido

Y es que dentro de un equipo no solo son los peloteros sino la oficina, el llamado “Departamento de Operaciones de Beisbol” o DOP. Allí es donde se concibe el plan que seguirá el equipo en una, dos o más temporada. Son los que definen el rumbo del equipo. Y allí ha estado el problema

Buscar nombres o culpables es a absurdo a estas alturas. Corregir, aprender y avanzar es lo que parece haber hecho la directiva del equipo. Rojas sabe lo que pasó y trabaja duro para salir del atolladero.

Recordemos entonces estas transacciones que desmembraron al equipo que hasta la 2016-17 era llamado “Duro de matar“.

El 21 de abril de 2018 los rojos negocian con los Tigres del Licey. Los azules reciben a Pablo Reyes Arístides Aquino a cambio de Miguel Gómez y el receptor Tony Cruz. ¿Resultado?

Arístides Aquino produce un montón para el Licey

Ese año, tanto Reyes como Aquino subieron a las mayores y allí se han mantenido, son titulares del Licey producen para José Offerman mientras que los jugadores recibidos por los escarlata no suenan ni en Lidom ni en ninguna parte.

Gómez no se ha reportado este año por los lados de la derecha del estadio Quisqueya Juan Marichal y Cruz está retirado del beisbol. Strike one.

¿Usted sabía que originalmente Oneil Cruz era ficha del Escogido? Pues sí, el espigado jugador, campocorto titular de los Piratas de Pittsburgh, debutó en Lidom en la temporada 2017-18 con los rojos. Pero fue cambiado a los Gigantes del Escogido el 30 de junio de 2020.

La transacción llevó a los Gigantes del Cibao a Cruz, Carlos Pimentel y José Cisnero por Wander Franco, Rhiner Cruz, Roberto Caro y Diego Cordero. 

¿Resultado?

Cruz fue fundamental el año pasado en la corona de los Gigantes, está a punto de estrenarse con los Tigres del Licey mientas que Wander Franco llegó a las mayores, llegó a Grandes Ligas con Tampa Bay, firmó un mega contrato y solo jugó cinco juegos con el Escogido en la 2020-21, donde sacó una y remolcó cinco.

El único jugador que ha rendido de toda la camada que recibieron los Leones ha sido Rhiner Cruz, un verdadero caballo del bullpen y pitcher rendidos. El resto de los jugadores no ha aportado nada a la causa.

A pesar de contar en la receptoría con Pedro Severino, llegado este año al equipo, en algún momento tuvieron en sus filas a Julio E. Rodríguez, catcher defensivo, quien fue enviado a las Águilas Cibaeñas por el retirado Isaías Tejeda. Saque usted las conclusiones.

Albert Pujols por 16 juegos

La noticia causó impacto y la gerencia se movió a millón. Albert Pujols quería jugar en República Dominicana, pero él pertenecía a los Gigantes del Cibao. Se hicieron las llamadas y ¡pum! El futuro inmortal de Cooperstown aterrizó en Santo Domingo.

¿Cuál fue el costo? Muchas camisetas vendidas en la boutique del equipo, un montón de exposición mediática, y una participación de solo 16 juegos del súper estelar que dejó una línea ofensiva de .246/.292/.344 más un jonrón y seis remolcadas.

Para adquirir al pelotero los Leones tuvieron que ceder a Edward Paredes y Melky Mesa. 

Y para finalizar el recuento, aunque hay más donde escudriñar en todo este desastre, está el cambio que llevó a los Gigantes a los peloteros Luis Liberato, Iván Castillo, Reyes Moronta por Eloy Jiménez, Jordanny Valdespín, Otto López y Elier Hernández.

Los primeros tres están jugando con los potros mientras que López acaba de debutar, Hernández acaba de reingresar al roster luego de una lesión; Valdespín gravita en el dugout por culpa de las lesiones y Jiménez prometió jugar y aún están en las esperas.

Cerramos con el cambalache de Fernando Rodney y Jumbo Díaz por Domingo Tapia y la escogencia número 5 del draft de novatos.

Otro fracaso más. Tapia ha sido castigado por la toletería contraria, mientras que Rodney cierra los partidos con los nordestanos, mientras que Anthony García, el pick cinco del draft, no ha jugado aún con el club.

Junte todos los nombres que hemos escrito, póngalos en la nómina y saque cuentas. ¿Dónde estarían en este momento los Leones del Escogido si no hubieran hecho dichos movimientos?

Saque sus propias conclusiones.