Los Caimanes del Sur son el último equipo que existió durante el siglo XX en la pelota dominicana, y el que la mayoría de las personas que sobrepasan los 50 años recuerdan. Este equipo había nacido junto con su hermano mellizo, los Toros del Este, en la expansión de la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana en el año 1983.

Mira también: Guía LIDOM 2021: equipos, rosters, calendario, partidos, TV y todo lo que debes saber

Se había aprobado el ingreso de dos equipos nuevos a la liga para expandirla de cuatro a seis, los cuales fueron Los Toros del Este, quienes inicialmente se llamaron Azucareros del Este y representaban a La Romana, y el equipo sureño en cuestión, quienes representaron a San Cristóbal, siendo el único equipo profesional de la liga invernal dominicana en ser la imagen de la Región Sur del país.

La novena sancristobalense se había mostrado como un equipo fuerte, con un gran deseo de llegar a los playoffs, junto a su joven afición y así coronar a la ciudad sureña.Esto se evidencia con sus récords durante los primeros años de su existencia, los cuales les llegaron a dar unos buenos sustos a sus rivales. El equipo tuvo la mala dicha de estar tan cerca, pero tan lejos de poderse coronar en la pelota dominicana.

Desafortunadamente, los reptiles estuvieron presentando problemas económicos al poco tiempo de existir. Como una forma de impulsar la franquicia, y atraer más público e inversionistas, los Caimanes jugaron como locales en otras ciudades del país, cosa que no tuvo el éxito que sus ejecutivos esperaban.

El Estadio Municipal de San Cristóbal, luego de su remodelación en 2010, tras abandonarse luego de ser sede de los Caimanes

Antes de iniciarse la temporada 1986-87, el equipo tuvo que recesar por primera vez en su accionar en la LIDOM, y también el primer equipo en hacerlo en la historia contemporánea del béisbol de invierno, evidenciando las dificultades que el club estaba atravesando.

Para la siguiente temporada, 1987-1988, el equipo retornó al terreno de juego, pero ni sus esfuerzos dentro de ella ni los números financieros fueron suficientes para mantener el equipo vivo, ni con los ánimos suficientespara hacer que los Caimanes pudieran clasificar a post-temporada durante las campañas 1987-1988 y 1988-1989.

Finalmente, en 1989, el equipo desaparece totalmente de la Liga Invernal Dominicana, y la liga siguió con los restantes cinco equipos hasta la introducción de los Gigantes del Cibao en 1996, que curiosamente tenían el mismo color marrón en su indumentaria, los cuales volvieron a aumentar la cantidad de participantes a seis, como persiste actualmente.

La mayoría de los jugadores que batallaron por los Caimanes del Surfueron refuerzos de otros equipos, quienes por negociación o de forma voluntaria, aceptaron jugar para los sureños. Algunos de estos personajes fueron:

Américo Segura, Bernando Brito, Félix Caraballo, Julio César Paula, Junior Noboa, Mélido Pérez, Mike Brewer, Nelson Norman, Pat Borders, Rafael Landestoy, Ralph Bryant, Ramón Mañón, Brandon Abreu, Pedro Borbón, Gary Lance, Ernesto Borbón, Rufino Linares, Dennis Powell, Freddy Machuca o Steve Baker.