El Betis dejó al descubierto las carencias de este nuevo Barça de Xavi que acudirá el miércoles a Múnich con muchas dudas y poco juego, algo que parece escasa munición para hacer frente al Bayern y lograr el pase a octavos de la Champions. Una ayudita del Dinamo de Kiev en Lisboa no vendría nada mal por si acaso.

Los azulgrana apenas inquietaron la meta de Rui Silva y los béticos fueron justos merecedores de la victoria. Xavi hizo rotaciones y descansaron pesos pesados como Piqué o Frenkie de Jong manteniendo la apuesta de juventud con Nico, Gavi y Ez Abde de titulares. Los de Pellegrini llegaban al Camp Nou en un gran momento de juego y resultados y lo confirmaron pese a la baja de Fekir, su jugador más determinante.

Pero luego de un primer tiempo sin emociones a destacar, la segunda parte empezó por los mismos derroteros pero con un Betis con más confianza en ataque. Al punto de que Juanmi marcó el 0-1 tras un centro de Ruibal, pero el gol fue anulado por un fuera de juego milimétrico.

Los béticos se estaban haciendo con el mando del partido y Xavi tuvo que dar entrada a Dembélé y Frenkie de Jong por Nico y Coutinho. Con el francés en el campo el partido fue otro y el Betis perdió la tranqulidad que tenía sobre el césped pero sin renunciar al ataque.

La última media hora fue de ida y vuelta con jugadas en ambas áreas. El empate les sabia a poco a ambos y buscaban el gol que marcara diferencias. Un cabezazo de Lenglet que paró Rui Silva, dos remates desviados por muy poco de Dembélé.

Los de Xavi parecían más cerca del gol. Pero quien marcó fue el Betis a falta de 10 minutos.Gran jugada de Canales por la banda, recorte en el área pase a Tello y de este a Juanmi para que el enrachado goleador bético culminara la brillante combinación de los de Pellegrini.

Así, se da la primera derrota del ex jugador culé al mando del equipo y que deja a los catalanes afuera de la zona de Champions, sin pensar si quiera en una posible Europa League.