Que el Barcelona está afrontando una de sus momentos más delicados en los últimos años, no es novedad. La salida de Lionel Messi del club solo ha sido el empujón que faltaba para confirmar que el club no está nada bien. Ni en resultados, ni en estabilidad dirigencial, ni en el ánimo de sus fanáticos.

Tal es así, que muchos ex jugadores han comentado como ven al club y los dichos no son nada buenos. Un ejemplo de eso es Cesc Fábregas, canterano del Barcelona y actual jugador de Mónaco de la Ligue 1 francesa, donde ha arribado Messi.

En una entrevista con medios locales, el mediocampista se refirió a la situación que vive su ex club, en el que se formó antes de emigrar muy joven a Inglaterra, más precisamente en el Arsenal, y al cual regresó para jugar entre 2011 y 2014.

"En el fútbol todo puede cambiar en cuestión de segundos. A él le tocó esta vez, a mí me tocó otras muchas, son momentos de la vida que hay que superar de la mejor manera. Leo es un chico súper fuerte, súper competitivo. No tendrá problemas de adaptación", expresó el español.

Pero si bien trató de minimizar la situación, sí admitió que Messi no se fue del club de la forma que merecía, y que no es algo nuevo, ya que también le ha pasado a otros jugadores de renombre, como a él mismo cuando le tocó volver a Inglaterra después de ganar todo con el Barcelona.

"Lo de Leo surgió en un momento de inestabilidad del club, pero al final será el mejor jugador de la historia del club y esto no va a cambiar nada. Cuando se retire, se puede hacer otra despedida. Las leyendas del club deberían irse de la manera que merecen por todo lo que han dado al fútbol y al club", manifestó sin hacer mención a su salida, también conflictiva.