El caso Mbappé - Real Madrid está siendo seguido de cerca por toda la prensa mundial. Por un lado está el convencimiento de parte del club español de que las últimas negociaciones llegaron a buen puerto y estaría todo acordado para que el jugador se sume al equipo la próxima temporada. Pero por otro lado, está el silencio del francés que aún no dio indicios sobre cual es su decisión, a pesar de haber confirmado que ya tomó una.

Así, ante la multitud de escenarios posibles, se empezó a diagramar el futuro de ambas partes. Y lo cierto es que si Mbappé decide jugar para el Real Madrid, se no podrá hacerlo de inmediato. No se trata de una lesión, ni de una convocatoria con el seleccionado francés, sino más bien de una sanción.

El delantero fue amonestado en el último partido del PSG, en la victoria 4-0 ante Montpellier, por lo que llegó al límite de amarillas, lo cual amerita una suspensión. Pero como la sanción entrará en vigor a partir de la próxima semana, el jugador podrá estar en la última fecha de la temporada ante Metz, lo cual genera que el partido de suspensión deberá cumplirse en el primer juego de la temporada siguiente.

La legislación de FIFA al respecto indica que si un jugador cambia de equipo teniendo una sanción vigente por cumplir, deberá hacerlo en su nuevo equipo sin excepciones. Por lo tanto, de abandonar París y llegar a Madrid, Mbappé deberá cumplir la suspensión y no podrá debutar en el equipo merengue hasta hacerlo.

De todas formas, lo que menos preocupa al Real Madrid en estos momentos es eso, ya que en medio de la preparación para la Final de la Champions dentro de nueve días, el equipo no quiere distracciones. Además, sigue el desconcierto sobre la dilatación de la decisión de Mbappé sobre si realmente llegará al club o no.