El Real Madrid dijo adiós en la mañana de este lunes 13 de junio al lateral izquierdo Marcelo que se consagró como el máximo ganador en la historia del club superando al histórico Francisco "Paco" Gento. El acto fue en la ciudad deportiva de los blancos.

El brasileño pese a que esperó seguir en el Real Madrid pasó la página y aseguró que aún le queda mucha gasolina porque quemar y que continuará como futbolista profesional.

"Yo no pienso mucho en el futuro... Lo más difícil es decir adiós. Ponerse esta camiseta es lo más bonito. El futuro no me asusta porque la historia ya está escrita. No hay incertidumbre", dijo Marcelo en una rueda de prensa.
El mejor lateral izquierdo de la historia del Real Madrid confirmó que no colgará los botines o se irá al fútbol de Brasil. Se espera que este siga en el balompié de europeo en la que buscará un club que dispute de la Liga de Campeones para buscar su sexto título continental.

El sudamericano juró  546 partidos con el club desde su llegada en 2007 y se marcha como el futbolista más laureado en los 120 años de historia del Madrid algo que ni estaba en los planes del jugador porque vino a sustituir en la Casa Blanca a Roberto Carlos que es considerado el mejor lateral izquierdo de todos los tiempos en el fútbol debido a su tremenda pegada que hacía tambalear a los cancerberos contrarios.

Tal como la salida de Cristiano Ronaldo, máximo goleador de la historia del Real Madrid, Marcelo se va por la puerta de adelante, siendo el máximo ganador en el Madrid y habiendo levantado el título de Supercopa de España, LaLiga, y la UEFA Champions League.

"Hoy no es un día triste, es un día de alegría. Salgo con la cabeza muy alta y con el orgullo de mi familia. Mis padres, mis abuelos y puedo mirar al lado y pensar que soy afortunado", agregó el defensor Marcelo entre lágrimas en la ceremonia celebrada por el club, a la que asistieron sus familiares, amigos cercanos, compañeros de equipo y el entrenador Carlo Ancelotti y hasta Raúl González que es entrenador del Castilla y excompañero del nacido en Río.

 

A pesar de ser un titular indiscutible durante la mayor parte de su carrera, Marcelo ha visto limitado su tiempo de juego en las últimas temporadas y solo disputó 12 partidos de Liga durante la campaña 2021-22. Un papel que reconoce que es frustrante, pero que se toma con calma porque ahora es un actor de reparto dándole honores a los compañeros que se han ganado el puesto a pulso y no por un capricho de los entrenadores.

"Yo he sentido que podía jugar más, pero cada uno tiene su filosofía y decide. Esta temporada he entendido otra cosa, y es que el protagonismo no está en el campo, sino en todos. Igual he sido egoísta hablando con Zidane y Ancelotti, pero entendí que se podía ayudar de otras maneras. Pero quería jugar y me enfadaba, porque el día que no pase eso me retiro", rememoró.

 

Marcelo tuvo el honor de ser agasajado por Florentino Pérez uno de los mejores presidentes de la historia del Real Madrid junto a Santiago Bernabéu.