Partido empatado 2-2 para poner el broche final a la temporada del Levante y del Cádiz. Para los locales marcaron Roger Martí y Melero y para el Cádiz, Negredo y Akapo en la Jornada 38 LaLiga.

El plato le había quedado a Levante y Cádiz para chuparse los dedos, salvados con varias jornadas de margen. Pero les faltaba la ramita de perejil, el cierre de la Liga antes de presentar el expediente completo de la temporada en casa. Y en el Ciutat de València, con 5.000 personas disfrutando por primera vez en mucho tiempo del fútbol en directo, bordaron el emplatado.

Por fútbol y por emotividad, fue el punto final perfecto a la temporada y a muchas cosas. A la carrera de Augusto Fernández, que se fue con el brazalete del Cádiz y desde el césped. Y a la de Estrada Fernández, que se marchó del campo entre el pasillo de los jugadores de los dos equipos, que rindieron homenaje al que soportó durante tantos años sus protestas.

En lo deportivo, fue de lo más vistoso. Ya sin miedo, los dos equipos jugaron de inicio a buscar la portería rival. El Levante con la pelota y subiendo líneas y el Cádiz esperando para reventar las de los granotas a la contra. Roger, con la rodilla, hizo el primero y demostró que un delantero lo es en todas las terminaciones nerviosas de su cuerpo.

Empató pronto otro '9' que lleva el gol en el olfato, Negredo, con un cabezazo en el que se comió a dos defensas en el salto antes de mandar la bola picada a la base del palo contrario. Akapo, en otra contra, hizo su primer gol en Liga con un zapatazo digno del mejor definidor. Todo esto antes del descanso. Si siempre se jugase así, el fútbol sería tan divertido... Tan divertido que igual alguno perdía más puntos de los que ganaba y dejaba de parecerle divertido.

En la segunda parte Melero no tardó en igualar, tras una gran combinación entre Bardhi y Roger, y empezó el carrusel de despedidas, debuts, abrazos y satisfacción por poder terminar la temporada entre risas y no con lágrimas.

Mira el resumen del partido