La competición en las principales ligas de Europa ya terminó, pero fuera de la cancha aún continúa, ya que los equipos se pelean por obtener los mejores acuerdos en el mercado de fichajes. El apuro por cerrar los mejores negocios en una temporada atípica, que contará con un parón en el medio por el Mundial, hace que la lucha sea más intensa de lo normal.

Y el Real Madrid, aún con la tranquilidad de haber logrado el título de LaLiga y de la Champions, no quiere quedarse atrás y sigue en la búsqueda de refuerzos para mejorar el equipo y mantenerse en lo más alto. Y en uno de sus frentes, volverá a competir con el Chelsea y el Manchester City, rivales a los que le ganó en el pasado certamen europeo y a quienes les podría volver a ganar en el mercado.

El jugador en cuestión es Reece James, lateral del equipo azul londinense, uno de los mejores jugadores que tiene el club y que ante la falta de acuerdo por su renovación (su contrato vence en 2025) y el aumento de su salario, prefiere salir de la institución. Y ahí aparecieron los posibles destinos donde pican en punta el Real Madrid y el Manchester City, que se enfrentaron en la pasada semifinal continental con triunfo de la Casa Blanca.

Ante el cambio de propietario del Chelsea que trajo nuevas políticas institucionales y un reajuste en las finanzas, muchos jugadores podrían salir del equipo, como Marcos Alonso, César Azpilicueta, Romelu Lukaku y el mismo James. El lateral no se considera lo suficientemente valorado y, ante los inconvenientes con su salario, ha pedido salir.

El Real Madrid viene siguiendo de cerca al jugador hace meses y se convencieron de ficharlo tras su gran rendimiento ante los merengues por la Champions, junto al central Antonio Rudiger que ya llevó a Madrid para sumarse a la institución. La presencia de su ex compañero de equipo sería un buen motivo para sumarlo. Pero la opción de ir al Manchester City también es atractiva y el duelo no será fácil.