El FC Barcelona rechazó en los últimos meses dos ofertas de patrocinadores que pretendían anunciarse en el frontal de la camiseta azulgrana a partir del curso 2022-2023.

Según se ha anunciaeo a medios locales, una de ellas era de una empresa de 'cryptoexchanges'(punto de intercambio de criptomonedas) y la otra de una empresa india dedicada a la educación online, la dos por encima de los 55 millones de euros anuales.

Con mejores ojos recibió Laporta la oferta de una empresa india dedicada a la educación online que este verano llegó a ofrecer 58 millones de euros más una bonificación del 15% y que casaba con los valores que defiende el club azulgrana.

Por su naturaleza, el patrocinio podía contener colaboraciones con las academias del Barça y con el Barça Innovation Hub (el área de innovación tecnológica).

La oferta hasta llegó a pasar todos los controles internos del club, incluido el del departamento de 'compliance', que se encarga del cumplimiento normativo tanto interno como externo.

Pero, a pesar de que la empresa fue incrementando substancialmente los 40 millones iniciales que ofertó, algunos ejecutivos de la entidad catalana pretendían que superara los 60 millones anuales y la negociación se fue postergando cuando ya estaba a punto de cerrarse en mayo. Hasta que a principios de agosto llegó el adiós de Leo Messi, el mejor activo del Barça, y todo se rompió.

Entonces la empresa se plantó y, aunque Laporta reaccionó a la desesperada con la celebración de una reunión telemática, ya fue demasiado tarde y no hubo vuelta atrás.

Así, ahora mismo no hay ninguna negociación cerca de cerrarse para ser el relevo de Rakuten a partir del 30 de junio de 2022, que esta temporada está pagando 30 millones de euros más variables.