Es una operación a tres bandas y no será sencilla de ejecutar, pero Xavi Hernández quiere incorporar de manera inmediata a Álvaro Morata como referencia ofensiva del Barcelona, en el intento que está haciendo de recomponer un equipo que ha pasado de competir por ganarlo todo a una realidad que le coloca fuera de la fase decisiva de la Champions y a 18 puntos del Real Madrid en LaLiga.

No obstante, para que el club azulgrana pueda hacer frente a la llegada de Morata tendría que aligerar la plantilla y la masa salarial. La llegada del jugador formado en Real Madrid y con pasado en el Atlético no será fácil. El delantero, de actual estancia en la Juventus italiana está meditando la oferta ya que sabe que, más allá de la situación del equipo, jugar en Barcelona es tentador.

La delicada situación económica de la Juve podría facilitar una operación que no será fácil, ya que hay un tercer actor en todo lo que pueda suceder y que no es otro que el Atlético de Madrid. Incluso hay un cuarto: Antoine Griezman, jugador por el que el Atlético de Madrid todavía debe pagar el traspaso realizado el pasado verano.

La Juve, además, debería hacer frente a la operación del definitivo traspaso de Morata en los próximos meses. Si el equipo italiano quiere al delantero español en propiedad debería pagar al Atlético de Madrid, ya que el acuerdo entre las dos entidades termina el próximo 30 de junio.

Ha sido el propio entrenador azulgrana el que se ha puesto manos a la obra poniéndose en contacto con el jugador, aunque lo cierto es que el interés del Barcelona viene de lejos, ya que con Bartomeu de presidente ya intentó la contratación del canterano del Real Madrid.