El ganador del título, las plazas europeas y el descenso pueden quedar definidos en esta penúltima jornada de La Liga en la que todos los encuentros se disputan este domingo a la misma hora (13.30 pm hora de República Dominicana). No habrá estadio donde al menos un equipo no tenga algo por lo que pelear.

Un carrusel emocional de punta a punta de la tabla, desde el líder Atlético hasta el colista Eibar. La Liga en juego en toda su extensión y con público en el Villarreal-Sevilla y en el Valencia-Eibar por primera vez desde el inicio de la pandemia. Todo lo que no se resuelva, deparará una intrigante última jornada.

Los colchoneros muy cerca del título

El equipo de Simeone es el único de los tres aspirantes que puede proclamarse campeón esta jornada. Un triunfo ante Osasuna y que el Madrid no gane en Bilbao es la única combinación posible para levantar el título. En la primera de las tres finales que le aguardaban desde que volvió a depender de sí mismo despachó una victoria trepidante con la Real Sociedad. “Entramos en zona Suárez”, proclamó ayer Diego Simeone consciente de la trascendencia de afinar la puntería independientemente de las ocasiones que sea capaz de crear su equipo ante el atrevido y dinámico Osasuna de Jagoba Arrasate, que no se juega nada.

Un empate o una derrota del Atlético sumados a un triunfo madridista en San Mamés situarían al Madrid líder y dependería de sí mismo en la última jornada por superar a su vecino en los enfrentamientos directos (2-0 y 1-1). Mientras las dudas sobre la continuidad de Zidane revolotean en el sprint final de su equipo, el entrenador francés transmite entusiasmo por la competitividad que ha demostrado su equipo ante la adversidad. Hemos tenido muchas dificultades y muchas cosas raras. “Este es un equipo que no ha dejado nunca de trabajar”, reivindica Zidane. La contundente victoria ante el Granada con un equipo plagado de meritorios ejemplifica la rehabilitación que le ha permitido presentarse a esta jornada como una seria amenaza para el Atlético.

El Barcelona debe ganar al Celta, ya con pocas posibilidades de entrar en Europa, y esperar los resultados de los dos clubes madrileños para preservar en la última jornada sus ya mínimas posibilidades de conquistar el trono por los cuatro puntos que le separan del Atlético y porque tiene perdido el coeficiente de goles particular con rojiblancos y madridistas. A Koeman, en el alambre como Zidane, aún le escuece la derrota en casa con el Granada (1-2) que impidió el asalto al liderato de su equipo. “Perdimos una oportunidad grande. Lo importante es ganar los partidos que nos faltan. Y esperar. Por los últimos resultados, nuestras opciones son pequeñas, pero hay que ir a por los partidos”, advirtió el entrenador holandés.

La batalla por Europa

Las cuatro plazas de la Liga de Campeones ya están repartidas entre Atlético, Madrid, Barcelona y Sevilla. La quinta plaza que ocupa la Real Sociedad da el pase directo a la Liga Europa y la sexta a la Conference League, nueva competición que la UEFA pondrá en marcha la próxima temporada y que fue motivo de discordia entre los clubes que fundaron la fallida Superliga europea. Real Sociedad (56), Villarreal (55) y Betis (55) están en un margen de un punto en la pugna por la Liga Europa. Si la Real vence al Valladolid, que se juega el descenso, el Betis pierde en casa ante el Eibar, también inmerso en la salvación, y el Villarreal cae en su estadio con el Sevilla, habrá asegurado la quinta plaza.

El drama por el descenso

Seis equipos(Alavés, Getafe, Huesca, Valladolid, Elche y Eibar) en un arco de cinco puntos. Si los vitorianos ganan al Granada en Mendizorroza, Calleja habrá obrado el milagro con un equipo que parecía desahuciado. “Es fundamental saber que no está hecho, todavía hay que rematarlo, nos falta el último paso”, remarcó el técnico del Alavés. El Getafe, si gana en casa al Levante, y el Valladolid no derrota a la Real en San Sebastián también asegura la permanencia y cerrará la peor temporada de la era Bordalás. Lo mismo sucederá si el Huesca se impone en su visita al Benito Villamarín y el Valladolid pierde. Una victoria del equipo de Pacheta, independientemente de los otros resultados en los partidos con la salvación en juego, descendería al Elche y al Eibar, que visitan al Cádiz y al Valencia, respectivamente.