El mercado veraniego de las ligas europeas ya terminó, pero aún así dejó muchas historias sobre fichajes a último momento, los que se hicieron y los que no. Y uno de ellos es el de Dani Olmo, jugador del Leipzig alemán al FC Barcelona.

Olmo es uno de los jugadores sensación de esta temporada. Un gran presente en la Bundesliga y Champions League le valió llegar a la selección española en la que, entre Eurocopa y Juegos Olímpicos, tuvo una actuación muy destacada, aumentando su valor de mercado.

Eso llamó la atención de muchos clubes que vieron en el mediocampista un valor de calidad para reforzar al equipo. Justamente, uno de ellos fue el Barcelona, que tras la reconstrucción que afronta tras la partida de Lionel Messi, buscó en el joven de 23 años un fichaje para crear un mejor mediocampo.

Pero la transacción no se hizo, ya que el club catalán afrontaba varios frentes de batalla en el mercado de pases. No solo la salida de Messi, sino también la de Antoine Griezmann, como también las llegadas de Sergio Agüero, Eric García y Depay.

Por lo tanto, el equipo culé recién pudo establecer contactos con Olmo en las últimas horas del mercado que finalizaba el 31 de agosto. "Hubo contactos, pero no hubo tiempo para pensar siquiera en un traspaso, todo fue demasiado rápido. Por ahora tengo mi cabeza puesta en toda la temporada con el Leipzig, y estoy bien aquí. Tengo muchísimas ganas de jugar, de volver a luchar en torneos internacionales. Ésa es mi motivación", declaró el jugador a medios alemanes.

Dani Olmo se formó en las juveniles del equipo blaugrana, pero a la edad de 16 años emigró a Croacia para fichar por el Dinamo Zagreb. Allí, se mantuvo cinco años antes de recalar en Leipzig, en el equipo administrado por la empresa Red Bull

Desde Barcelona afirman que hubo muchos contactos en muchas ligas y que se sondearon varias posibilidades. Finalmente, el que ocupará el puesto de delantero en el equipo titular será el neerlandés Luuk De Jong, procedente del Sevilla.