Sin duda fue una de las noticias del mercado de pases veraniego. Con la temporada ya empezada, el Real Madrid sufrió una sacudida en la estabilidad de su equipo y acusó una baja importante en el plantel con la que no contaba. El mediocampista brasileño Casemiro, pieza clave en los últimos logros del equipo merengue, fichó por el Manchester United por unos 70 millones de euros.

Así, el volante defensivo, que llegó al club en 2014 procedente del Sao Paulo de Brasil, se despidió del equipo con el que logró varias Champions League, además de otros títulos locales e internacionales. Entre dirigentes y fanáticos se sorprendieron por la noticia, ya que el jugador había disputado los partidos ante Eintratch Frankfurt por la Supercopa y ante Almería en el debut de LaLiga y no había indicios que el jugador quiera irse.

Pero en una conferencia de prensa brindada en su despedida, Casemiro explicó los motivos que lo llevaron a querer abandonar la Casa Blanca y aceptar la oferta del equipo inglés. “Cuando se toma una decisión tan importante de tu vida siempre es difícil, pero después de terminar la final de Champions, hablé con mi representante porque tenía la sensación de que estaba terminando mi ciclo aquí. Soy honesto conmigo, con los madridistas y con mi presidente”.

El jugador, de treinta años, pasó casi toda su carrera en Madrid en la cual experimentó una gran evolución en su puesto y rendimiento, por lo que ahora siente que debe llevar esa experiencia a otro equipo como un reto personal. "Lo he dado todo por este club y me voy con el deber cumplido. Si tenía una misión esta hecha. Busco nuevos retos, probar una liga y una cultura diferente donde no he ganado nada".

De esta forma, con la salida de Casemiro, el Real Madrid deberá buscar un reemplazante en el famoso "Triángulo de las Bermudas" que formó junto a Toni Kroos y Luka Modric en el mediocampo. Más teniendo en cuenta que tanto el alemán como el croata transitan sus últimos años como futbolistas y la transición es inminente. En el club madridista apuntan a los últimos fichajes de Camavinga y Tchouameni como sucesores de esos puestos y no se descarta que el Real busca a alguien más antes de que cierre el mercado.