El último día en el mercado de fichajes fue una locura con varios movimientos repentinos, sobre todo en el FC Barcelona, el francés Griezmannfue cedido de regreso al Atlético y con Luuk de Jong, el delantero del Sevilla, convertido en el ‘9’ del Barça. Un cambio ejecutado a última hora, muy poco atractivo desde el punto de vista deportivo, pero muy interesante para el club en el apartado económico.

Y con un final de suspenso, puesto que con todo acordado, todo dependía de la salida de Saúl al Chelsea, que a las doce de la noche no se había anunciado. Por ello se pensó que todo se truncaba, pero tanto el Barça como la Liga aseguraban que la documentación se había enviado a tiempo.

Poco antes de la una de la madrugada, tanto el entorno de Griezmann como el club confirmaban que la operación se hacía y el francés volvía al Wanda. Según informó en un comunicado el Barça a las 01.24 h., el Atlético lo tendrá cedido por una temporada más una segunda opcional, asume su ficha y hay una opción de compra obligatoria.

Antes, durante unas horas de auténtica locura, trascendió que el Barça le había solicitado al Atlético de Madrid la cesión de Joao Félix, que había rechazado el ofrecimiento de Cavani y le hizo una oferta al Leipzig para fichar a Dani Olmo. Incluso sonó Bakambú, en plena vorágine de rumorología.

La ‘bomba’ del cierre de mercado fue el regreso de Griezmann al Atlético de Madrid. Desde primera hora de la mañana los dos clubs negociaron la operación, dejando a Joao Félix y a Saúl al margen de la operación. El Barça se ahorra una de las fichas más elevadas del vestuario y Simeone recupera a un futbolista en el que tiene máxima confianza.

El jugador, que siempre se había mostrado partidario de seguir en el Barça, entendía que en caso de salir no había mejor opción que la de volver al Atlético. La predisposición de Griezmann fue clave para poder llegar a un acuerdo entre las tres partes en pocas horas.

Y mientras se negociaba la salida de Griezmann, el Barça concretaba la llegada de un delantero. Tras no convencer al Leipzig para poder fichar a Dani Olmo, se activó la opción de Luuk de Jong, que parecía descartada pese a que era una petición expresa de Ronald Koeman. El delantero del Sevilla (31 años) no entra en los planes de Julen Lopetegui y el club andaluz le estaba buscando una salida. Había rechazado regresar al PSV Eindhoven y ayer incluso se especulaba con una posible cesión al Mallorca. El delantero quería quedarse en el Pizjuán y sólo aceptaba salir si llegaba una propuesta muy atractiva.

Koeman es el gran valedor de su llegada y el que propuso su fichaje hace unos días, ya que le conoce bien de su etapa en la selección holandesa y De Jong responde al perfil de ‘nueve’ de área que quería el técnico para reforzar la plantilla, consciente que sin Messi y con Agüero lesionado hasta noviembre al equipo le falta gol.

Antes de cerrar la llegada de Luuk de Jong, el Barça negoció con el Leipzig el fichaje de Dani Olmo, con el que incluso llegó a un acuerdo para las cinco próximas temporadas. El club azulgrana presentó una oferta de 58 millones fijos más variables, que fue rechazada por los alemanes, que querían un mínimo de 75 ‘kilos’. El Barça argumentó que con su oferta de 58 más variables podía alcanzar los 75 que quería el Leipzig, pero no hubo acuerdo.