Fue la compra más cara de la historia del Barcelona, que en ese momento empezó a decaer debido a los enormes gastos en jugadores que no rindieron lo esperado. 120 millones de euros más 40 en variables pagó el equipo culé por la figura del Liverpool de Jurgen Kloop. Si, se trata de Philippe Coutinho que dejará finalmente el Barcelona.

El destino del jugador será de nuevo la Premier League, y el que lo recibirá será un ex compañero. El Aston Villa, dirigido por Steven Gerrard, ex jugador de los Reds, adquirió en forma de cesión hasta final de temporada al brasileño para potenciar el plantel.

Así, Coutinho toma rodaje y el Barcelona incluye una opción de compra para ver si se puede librar del jugador de una vez por todas. El brasileño, ahora está tazado en menos de 20 millones, por lo que la devaluación que tuvo a su llegada a Catalunya es abismal.

Para colmo, Barcelona ya había cedido a Coutinho al Bayern Munich hace dos temporadas y el jugador fue partícipe de la histórica goleada por 8-2 que el conjunto alemán le propinó al Barcelona, en la que colaboró con dos goles ante su ex equipo.

En los tres años que ha jugado en el Barcelona, el brasileño ha disputado un total de 106 partidos, ha anotado 25 goles y ha repartido 15 asistencias. Números que, si bien no son malos, son demasiado poco para las expectativas que se habían depositado en el jugador más caro de la historia del club.

Por la parte azulgrana, se consigue uno de los grandes objetivos del mercado invernal: dar salida a un jugador que no tenía un rol capital en el equipo y liberar masa salarial para el futuro. La inscripción de Ferran Torres, más cerca, pero todavía no es suficiente.