Después de muchos idas y vueltas en las negociaciones con los dirigentes qataríes del Al Sadd, finalmente Xavi Hernández se convirtió en el entrenador del FC Barcelona tras pasar 17 temporadas dentro del club como futbolista, en el que se transformó en el jugador con más partidos disputados en la historia, solo por detrás de Lionel Messi.

El 6 de noviembre la institución culé concretó su fichaje y comenzó a llenar su página y redes sociales de fotos, videos y textos haciendo referencia a la llegada del legendario ex mediocampista culé al banco de suplentes, una contratación con la que Joan Laporta espera revertir el mal momento que atraviesa el club.

Cerca de diez mil aficionados se hicieron presentes en el Camp Nou, que abrió sus puertas cerca de las 10:30, hora de España, para recibir con esperanzas al nuevo entrenador quien, en una entrevista previa al inicio del evento con los medios del club, aseguró: “Me dejaré la vida para que esto funcione”.

Ya por la tarde, con una multitud dentro del estadio, el flamante entrenador del equipo catalán salió desde el túnel de vestuarios en medio de los cánticos que supo escuchar durante su larga carrera como futbolista culé. Bajo el himno del Barcelona, el ex mediocampista pisó nuevamente el Camp Nou acompañado de Laporta.

“Estamos en una situación difícil como club, económica y deportiva y los necesitamos más que nunca. Como ya lo he dicho aquí, somos el mejor club del mundo y trabajaré con mucha exigencia para cumplir con las expectativas. El Barcelona no se puede empatar ni perder, hay que ganar cada partido. Muchas gracias y visca Cataluña", fueron las primeras palabras que dirigió a los hinchas del equipo.